miércoles, septiembre 7

Es hora de comenzar nuevos procesos

Advertencia: Este es un escrito personal, bien puede leerlo o bien puede preferir leer alguno que otro escrito interesante buscando en la columna derecha y moviéndose hacia abajo. En cualquier caso, le agradezco su visita.

La Vida Pasa tan Rápido | The life passes very fast | Ubi Sunt?

Hoy, aprovechando el tiempo libre disponible que tuve, pude mirar para atrás por unos momentos y darme cuenta, sin querer ser soberbio, de lo grande que estoy, de lo que he crecido y de las cosas que he tenido que pasar.

Santiago se me está quedando chico, cada vez son menos los lugares y las partes que me interesaría conocer, y aunque a veces me baja la melancolía por ello, porque toda esta aventura de conocer la ciudad se me está acabando; sé que el mundo es grande y que puedo ir a otras ciudades para poder satisfacer esa hambre de conocer, de fotografiar y de entender.

Todo lo que Dejaste en el Camino | Everything what you left in the Way

Cada día que pasa me siento más adulto, pero con la misma alma de niño. No más viejo como intento aparentar, sino que adulto. Ya no me siento perdido, ya no siento como que estuviera construyendo ese edificio llamado "identidad". Ya soy lo que soy, es cierto que nunca dejaré de crecer ni de aprender, pero ya el edificio ése está construido, está terminado.

Pese a ello, mucha gente fue responsable de que ese edificio pudiera recomponerse de ciertos golpes y pudiera cimentar bien sus bases. Muchas de esas personas ya pasaron por mi vida, dejaron su legado, su huella y se fueron, quizás por un rato, quizás para siempre. Me consuelo con haberlas conocido y que me hayan dedicado parte de su tiempo.

Transantiago | Rápido / Fast

El tiempo pasa volando, por eso me parece que lo mejor que uno puede hacer es aprovecharlo. Ya tuve mi tiempo de soledad, ahora me toca compartir con la gente, disfrutar de la compañía de todas esas personas que me estiman y, por sobre todo, poder compartir con ellos todas esas cosas que he aprendido con el paso de los años. ¿De qué sirve saber y conocer tanto si no se tiene a nadie quien quiera oír?

Ya pasó el tiempo de las soledades, ya pasó el tiempo de los espacios cerrados, ya pasó ese claustro voluntario; ya conozco la ciudad como la palma de mi mano, ya quisieran otros tener en su cabeza las conexiones neuronales que tienen las mías y evocar tantos lugares como estrellas se ven en el firmamento. Ahora me toca compartir, vivir, sonreír y ser feliz con el resto de la gente.


Tengo hambre de muchas cosas, hambre de comida, hambre de lugares, hambre de conocer personas y también hambre de amar. Espero poder canalizar toda esa hambre en hacer lo que tantas veces he querido, en cosas tan simples como poder ver más seguido a mis amigos, poder regalarles parte de mi tiempo, poder hacer que sean aún más cercanos, poder tener amistades que vayan más allá de una mera pantalla y sean de carne y hueso. Tengo hambre de poder pasear con mis amigos y verlos más en la realidad que en una red social.

Tengo hambre de amar como bien dije, que me dé por regalar flores, por empezar a sonrojarme sin poder controlarlo, por recordar el nombre de alguien a cada rato y hacer todas esas estupideces que tanto odio pero que tanto extraño también. Y es que durante cuatro años que no me interesa (locamente) ninguna mujer, es como si mi mente hubiera aniquilado todas mis pretensiones de querer pareja y hubiera hundido todas esas mujeres con las cuales, en algún momento de la vida, se me pasó por la cabeza la frase del "nos veríamos bien juntos, aunque quizás ella más que yo".

Amor en el centro | Love in the downtown

De todos modos, estoy feliz. Vivo mi vida, soy libre (como el viento) y soy feliz tal como soy, en el lugar donde estoy, con las personas con quienes estoy compartiendo y viviendo este momento. Sé que la vida es cíclica y, de la misma forma en que ahora me encuentro casi en las nubes, sé que también puede que después me toque estar abajo de nuevo. Lo que sí sé es que, para cuando llegue ese momento, no quiero estar solo de nuevo, quiero poder contar con alguien, poder tener una manito derecha que me ayude a afirmarme.

En todo caso, ya sea arriba o abajo, poco cambia mi filosofía y forma de vida. El tiempo y los años acá en este planeta me han enseñado que en la vida hay que sonreír, que ante las dificultades hay que luchar, que ante los problemas hay que razonar, decidir y resolverlos antes de que se vuelvan insostenibles; la experiencia me ha hecho entender que no soy dueño de nada, salvo de mis palabras, de mis decisiones y de mis sentimientos; por lo que no tengo razones para andar mirando el pasto del vecino ni envidiarle por ello.


Una gran lucha invisible fue la que se dio en mi interior durante años, hay batallas que marcan nuestras vidas y mi batalla por ser yo mismo es mi lucha de cabecera. Con los años, he aprendido que hay que ser como uno es ante todas las circunstancias, nunca traicionarse a sí mismos ni equivocarse deliberadamente; porque mentirnos a nosotros mismos además de ser bajo, es inútil.

Mis sueños son quimeras, quimeras que puedo realizar con esfuerzo, perseverancia y paciencia. Me conozco, estos años me han servido para aprender sobre mí mismo y poder conocer mis limitaciones, por lo mismo, sé las cosas de las que soy capaz y tengo claro que estoy para cosas grandes, quiero ser el mejor en todo lo que haga, pero no por el título o el reconocimiento, sino para poder dormir tranquilo y saber que he dado todo lo que he tenido que dar.

Atardecer en Punta de Tralca | Sunset in Punta de Tralca

Creo que soy feliz así como estoy, me siento algo maduro aunque creo que me falta mucho por aprender y por vivir, me siento seguro pese a que no me he visto expuesto a tantas luchas como muchas de las personas que me rodean y me siento abierto, abierto no a vivir nuevas experiencias, sino que a comenzar nuevos procesos.

Ya pasó el tiempo del transporte y quizás en otro escrito ahonde más el porqué me siento diferente con respecto al tema, ahora me toca dedicarme a otras cosas, quizás me salga algún pasatiempo nuevo o alguien me ayude a ocupar ese vacío de tiempo que quedó expuesto.

Nuestra Amistad Perdura | Our Friendship Lasts

Soy feliz.

Ariel Cruz

2 comentarios:

Andrés Bustos Araya dijo...

Felicitaciones Ariel.

Esperos continúes complementando tu blog continuamente.

éxito!

Ariel Cruz Pizarro dijo...

Gracias Andrés, hartos saludos!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...