domingo, diciembre 23

Bosque El Panul

Mucha gente me ha preguntado cómo se llega al bosque El Panul, qué es lo que se puede encontrar, las actividades que se puede hacer y las vistas que se tienen. Y otros... no saben lo que es.
 
El bosque El Panul es un bosque nativo esclerófilo que está en la comuna de La Florida, dentro del área metropolitana de Santiago, en el final de la avenida Rojas Magallanes. Se hizo más famoso porque a fines de 2011 y principios de 2012 se hicieron protestas y manifestaciones para salvarlo debido a que una inmobiliaria quería usar estos terrenos para construir casas. Este proyecto inmobiliario fue paralizado por una resolución ambiental.


El bosque tiene una primera parte que es un circuito de mountain bike llamado Alpes. Para poder caminar por los senderos lo ideal es ir por las orillas para que los ciclistas puedan pasar sin problemas y evitar accidentes. A la entrada del bosque hay unos 800 metros de altura. A medida que se va avanzando, el terreno va subiendo de altura. Después de la segunda línea de alta tensión se encuentra una parte del Sendero de Chile, que termina en la quebrada de Lo Cañas (por el norte), aquí la altura es de 1.100 metros sobre el nivel del mar.


El bosque El Panul también es la primera parte de una de las rutas de subida del cerro Minillas, parte de la sierra de Ramón que son las montañas que vemos en la parte oriental de la ciudad de Santiago. A partir del mismo Sendero de Chile hay una ruta pedestre que llega hasta Las Vizcachas, pero nunca he hecho ni la subida del cerro ni la caminata a Las Vizcachas como para poder darles más antecedentes. 

Es importante que entre todos los que visitamos el bosque y el sendero cuidemos la flora, la fauna y la limpieza del lugar. Su importancia no sólo radica en ser un pulmón verde de la comuna y el hecho de que sea un bosque con un ecosistema nativo, si no también porque sirve para enseñar a la comunidad sobre la naturaleza que muchas veces por ser de ciudad no vemos o creemos lejana, y porque con las lluvias, este bosque es el que contiene muchos de los aluviones. Es por esto que sería contraproducente construir casas en un lugar como éste (además del daño ambiental que se le haría a la ciudad sin este bosque).


Todos los meses va cambiando la flora que se ve y los animales que son visibles para el que visita este lugar. Un mes puedes encontrar unas flores o ciertos árboles crecidos, y al mes siguiente puedes encontrar una vegetación diferente. En lo personal, he visitado el bosque en otoño (mayo), invierno (agosto) y primavera (septiembre y noviembre). Todas las visitas han sido especiales y bonitas, pero si lo que se desea es ver mucho verde y hartas flores, lo ideal es ir en primavera. En invierno, se puede ver la cordillera nevada.


Para poder llegar:


Mucha gente que va (sobre todo los fines de semana) al bosque utiliza el automóvil o la bicicleta. Como se mencionó al inicio de la entrada, el bosque está al final de la avenida Rojas Magallanes, cerca del colegio Pablo Apóstol.

* En taxi-colectivo: La línea 3019 sale desde Metro Mirador (Línea 5) y tiene su paradero final justo en la entrada del bosque El Panul, como lo indica el mapa. La línea 3027 sale desde Walker Martínez con La Parroquia (cerca del preuniversitario Cepech, de la avenida Américo Vespucio y el metro Vicuña Mackenna) y te deja en Central con Las Chilcas Sur. De ahí tienes que caminar.

* En Transantiago: Los recorridos E03, E03v y E10 de Transantiago terminan su recorrido en Rojas Magallanes con Las Perdices. Desde ahí se debe caminar siguiendo Rojas Magallanes (que cambia de nombre a Las Tinajas) hasta el final, para poder acceder al bosque.



lunes, octubre 15

Dedicado

(A lo que salga, no haré que lo veas, pero si lo ves, ojalá te guste)

Lo que escribo, quiero decir, lo que siento no es la emoción del momento, no es el éxtasis de un beso, ni tampoco es esa hermosura de levantar la mirada y solo ver tus cabellos, y tu hermosa cara sonriendo. No quiero describir esas cosas tan hermosas, porque ya te las he dicho y no me gusta repetir las mismas recetas, las mismas palabras, las mismas acciones (que mentira eh, sí me gusta repetirme platos agradables).

Quiero decir, que me siento muy feliz contigo, cada día que pasa, cada vez que nos tocamos las manos, cada vez que me pierdo en tu mirada, cada vez que suena tu nombre en mi cabeza, cada vez que evoco tu recuerdo en alguna calle solitaria, cada vez que beso tus lunares, cada vez que te abrazo y me sumerjo entre tus cabellos, cada vez que siento tus labios, cada vez que siento cómo tus manos me llevan, en fin... me haces feliz pero, no es eso lo que me pone más contento.

Hay cosas más importantes (para mí) y valiosas que las palabras y los besos; las miradas y las acciones son cosas que no saben de mentiras. Las palabras van y vienen, no quiero prometerte nada, pero contigo siento que muchas cosas son posibles y, realmente, me siento bien contigo. Los besos son parte de cada momento, un día te besa uno, al otro te puede besar alguien diferente, no obstante, cada vez que tocas mi boca dejas tu marca, es una silenciosa posesión, cada vez que pasas un momento contigo me vuelves más tuyo por así decirlo, se me imagina un árbol que con cada beso hace más profundas sus raíces, un árbol que con cada mirada de 'te quiero' (aparte de derretirse) hace sus hojas más verdes. Punto aparte, me encanta besarte y que me beses, que con tus manos agarres mis cabellos y me muevas hacia ti, que seas una mezcla tan hermosa de amor, pasión, ternura y violencia.

Lo que más me hace feliz, y que quizás algún día te haga entender o me preocupe de hacerte saber, es que no dudo al momento de elegir, si estar contigo o estar solo. Me agrada(ba) mi soledad, me sentía a gusto estando solo, teniendo mis tiempos, mis espacios, mis lugares, mis viajes. Varias guerreras, casi todas atenienses y una que otra eolia, intentaron (o yo intenté) quedarse con mi corazón, pero cada vez que tenía que elegir entre estar con ellas o mandarme a volar, mis alas se movieron. Siempre hubo algo que me detuvo, algo que no me gustaba de ellas, algún temor que me afloraba, algún problema que me parecía importante. Entre estar con alguien a quien no puedes querer profundamente o entregarte por entero, y estar solo... prefiero la soledad. No daré detalles, no viene al caso hablar de personas que ya pasaron, pero... contigo, todos mis estamentos estuvieron, están (y creo que seguirán estando) de acuerdo.

Físicamente me gustas, encuentro que eres tan linda, ¡me gustas tanto! Cerrar los ojos, oler y quedarme con eso, sentirte con la vista, con el tacto, con el oído, con el gusto, sentirte de todas formas y que te quedes dentro mío.

Mi alma te adora, me encanta que seas una mezcla de dulzura y violencia, es que es un calibre tan perfecto. Me acuerdo cuando le hablé de ti a una amiga, vio unas fotos tuyas de juntas steampunk y dijo: "es tan para ti". Justamente eso, me siento tan cómodo contigo, no tengo razón para volar, no tengo razón para escapar de tus brazos, para frenar mi cariño, para huir, no tengo, ¡no tengo! Quererte es libertad, como nunca antes fue un querer.

Y mi espíritu tiene varias corazonadas, presentimientos y cosas hermosas contigo. Las veces en que dudé sobre si dejarme llevar o matar los sentimientos, siempre tuve oposición de mi espíritu, algo decía que te esperara, que te diera la oportunidad y ahora sobre todo, que te cuide, cuidarte y preocuparme de que seas feliz. Lo prometí y me lo prometí.

No sé si me logro explicar, soy mañoso, quisquilloso y pesado. Cuando algo no me gusta, no me gusta no más y no doy un paso más. Me gustan las cosas rectas, me gusta la verdad de por medio, me gusta que me quieran por mucho tiempo a ser solo un juguete pasajero; me gustan ciertas características y cosas en la persona que tengo al lado, y si no las tengo, pues solo me quedo. Pero a ti, querida pequeña gigante, no tuve nada que objetarte, nada que reprochar, ninguna manchita que me hiciera escapar, todos tenemos virtudes y defectos, pero de lo que conozco y creo que seguiré conociendo, no me tembló la voz cuando dije, en medio de esa soledad, que no me cuesta aceptarte como eres y te quiero así, me gustas así, me agradas así. ¿Así cómo? Cómo eres, lo que más me hace feliz no es solo estar contigo, sino que, cada vez que me pregunto sobre si es mejor estar contigo o estar solo, la respuesta nunca cambia, siempre contigo, en las buenas y en las no tan buenas.

Te quiero más que la cresta, y te daría más besos que estrellas pudieras contar, la humilde verdad es que me haces feliz, que tienes mi corazoncito en tus manos, que me derrites con cada beso, con cada sonrisa, con cada caricia, con cada mirada; y que me la paso volando pero siempre termino regresando a mi nido, a ti. Quiero estar contigo, porque te quiero y acepto así como eres.

jueves, agosto 30

Compilado

ESPERA (2012)

Es difícil mirarte y no taparte en preguntas,
pero he hecho cosas más difíciles en estos tiempos,
a veces me consume la ansiedad

de saber en qué terminará todo esto.

Ya no puedo retroceder,
ni llorar sobre leche derramada,
a lo más puedo parecer impasible,
pero te mentiría si dijera que nada de esto me importa.

Quisiera escribir de otras cosas,
hay flores y peces de colores que han nacido,
mis pies a veces caminan sobre nubes,
pero en este instante, solo es preciso callar,
odiaría sonar empalagoso.
Aún no pido respuestas, pero las quiero;
solo espero no aburrirme en el intento,
no juegues con mis fuegos,
por mientras, solo vivo el momento.

Canciones resuenan en mi cabeza,
risas, miradas y empujones se turnan
para aparecer de improviso
en mis ratos de calma.

Quisiera escribir de otras cosas,
pintar cuadros hermosos con las palabras
que aparecen cada vez que recuerdo
tu ausencia en el asiento del lado.

Es curioso que no te mire como un ángel,
te miro con crudeza, como lo que creo que eres,
al final no hay nada más poético y simple
que el reírse de los defectos.

Al final, Benedetti tenía razón,
tejimos telarañas quizás sin darnos cuenta,
terminé aceptando cómo eres
y no odio tu larga y tensa espera...
 
RELATIVIDAD / CARRUSEL (2012)

Estoy tranquilo, a pesar de que el paso del tiempo es constante e invariable, hay días que se me pasan tan rápido y otros que se me vuelven tan lentos; hay días en que creo que todo está yendo muy rápido y me dan ganas de poner un freno, en tanto que otros me asusta la lentitud y me carcome una cierta ansiedad.

A pesar de lo relativamente explícito del mensaje, creo
que todos lo conocen, menos sus propios protagonistas, que aún tienen dudas (o al menos yo las tengo). Es esa paradoja que se da en las películas, en las obras artísticas y en la vida misma, esa que le hace saber antes a quienes están afuera del círculo las cosas que le han de suceder a quienes están metidos en ese carrusel. Y es que quienes están dentro, sentados en los caballos, mirando las luces y los paisajes de Venecia, viven el tiempo de otra forma, perciben los momentos desde otro cariz; el que está afuera solo ve gente en el carrusel y que quedan poco más de dos minutos de diversión antes de que la vuelta termine.

Nadie sabe lo que pasará mañana, pasado mañana, en una semana más, ni en otro tiempo futuro. A veces sueño con que te veo allí, más grande, acompañando a un sujeto que lleva una hoja de otoño en su boca. Me encantaría que fuese así, el resto de mi vida inclusive, poder ir en el asiento de un bus rumbo a algún destino, mirar al costado y preguntarte si estás pensando en algo. Contemplar la playa, mientras la arena se mete en tus zapatillas.

A pesar de que te pregunto cosas, terminan siendo pocas comparadas con las preguntas que nacen en mi cabeza cada día que pasa. Ya no te veo como un misterio, ni como un laberinto; no te veo de la misma forma. No sé cómo me verás tú, te mentiría si dijera que no me importa, pero como has de saber, tampoco me urge tanto. Prefiero vivir que andar preguntándome cada cosa.

Ha sido tanto lo que he terminado cuestionando, que a estas alturas, de verdad, más que preocuparme de intereses egoístas, de marcar mi territorio, de poner una línea de fuego en mi espacio, de esconderte mis pensamientos, ni siquiera me he molestado al mostrarte lo que soy, al decirte lo que pienso, a ser yo sin ponerme un límite, sin miedos ni vergüenzas. Nunca lo esperé, de verdad nunca lo había esperado, nunca lo había querido y hace mucho que no soñaba con algo así, pero los caminos se cruzan y estamos en un carrusel dándonos vueltas.

El párrafo anterior se supone que iba a hablar de otra cosa y me fui por las ramas, bien, es relativamente exitoso el párrafo anterior de todas maneras, ustedes lo asumen como que estuvo bien, yo digo que falta algo por poner. Pero, como no todas las cosas en esta vida están hechas para ser descubiertas, solo hay cosas que se pueden decir en un carrusel.
 
QUIERO (2012)

Quiero volar, pero no tengo alas. Quiero surcar los cielos, perderme entre las nubes, mirar desde lo alto, contemplar el paisaje, los bosques, las ciudades, sentir el viento pasando a través de mi cuerpo, acariciando con inusitada fuerza cada rincón de mi piel. Quiero volar, pero no puedo, no tengo alas.

Condenado a estar en tierra, por un momento me sentí triste. No iba a alcanzar
mi sueño, aquello que me desvelaba en tantas noches era una quimera, una fantasía. Maldecía a veces el no poder volar, y ciertamente no era lo mismo volar usando algo creado por mí mismo para ese fin, la gracia era volar como un pájaro.

Fue así como terminé mirando las maravillas de la tierra, a falta de alas, se me dieron pies. Quizás no podía sentir el viento como un ave, ni mirar el horizonte desde las alturas, pero puedo ver las flores crecer, mis ojos son capaces de mirar los polluelos de aves en los nidos, mis oídos escuchan el sonido de las lagartijas entre las hojas de otoño, esos ladrillos rojos que caen en las ciudades. ¿Para qué quiero volar si puedo admirar tanta belleza acá abajo?
 
IDA Y VUELTA (2012)

Me fui, escapé de la ciudad, tomé un bus rumbo a la playa y vine solamente para ver la puesta de sol en el mar, escuchar el sonido de las olas rompiendo en las rocas, ver el tono amarillento que toma el agua cuando el sol se acerca a la línea del horizonte.

Es difícil despejar la cabeza cuando todas las calles te recuerdan a algo... a la noche, volveré a casa, con la mente más clara, volveré a mi nido. Al final, más que escape, es un pequeño viaje de ida y de vuelta.
 
DECLARACIÓN DE UN SOLDADO ANTES DE LA BATALLA (2012)

No puedo seguir soportando el peso de la cobardía, cobardía arrastrada por años, que se resume en una lista larga de amores platónicos que nunca supieron lo que fueron, hasta que ya fue muy tarde. Dentro de mí, cada cierto tiempo, se llevan a cabo encarnizadas batallas, entre las que se distingue esa batalla que todos alguna vez debimos pasar,
"¿le digo o no le digo?".

La única vez que lo dije, obviando aquellas cosas infantiles, me fue bien. Entonces, ¿por qué tener miedo?, ¿por qué tener miedo a recibir un "no"?, ¿por qué tener miedo a cambiar la historia?. ¿Qué tiene de heroico el quedarse parado en un lugar, y ver cómo esa persona sigue su vida mientras tú pesas menos que un paquete de cabritas en la de ella?, ¿qué tiene de especial y de valorable, el quedarse sentado pensando en la derrota que aún no es derrota?.

En la vida se lucha, si quieres algo, te esfuerzas y ves cómo lo puedes conseguir. Las cosas no se intentan, se hacen, ¡se hacen por la misma mierda! Y si se pierde, mala suerte no más, se aguantan las consecuencias, se vive el luto de la derrota por un tiempo prudente, ¡y se sigue! No se le puede tener más miedo a la derrota, que a que la gente se vaya de tu vida. En la vida se pierde más veces de las que se gana, y en la vida... quieras o no, la gente se va igual, asúmelo.

Miedos hemos tenido todos, es parte de la naturaleza humana. Pero los miedos se enfrentan. Se puede huir de ellos, tal como se puede huir de los problemas, pero tarde o temprano aparecerán y tendrás que resolverlos. ¿Qué se le puede enseñar a los hijos, si no se ha sabido enfrentar ciertos temores? ¿Cómo le vas a decir que no tema a la oscuridad, si tú también le sigues temiendo?

¡El miedo es el obstáculo que hemos de vencer, queridos compañeros! Ya hemos vencido al qué dirán de las masas, hemos vencido su opinión contraria y sus burlas; ya hemos vencido a aquellos que nos tildaron de locos, a aquellos que quisieron acabar con nuestras locuras por ser justamente locuras; ya hemos vencido a aquellos que no tenían fe en nosotros y les hemos demostrado en su propia cara de lo que somos capaces.

Naturalmente, el miedo es también un instinto de supervivencia, te evita problemas y te evita daños, es un mecanismo de defensa cuando te dice que no debes acercar tu mano al fuego, pero hay miedos y miedos. Os llamo, compañeros míos, de mi bando y del bando opositor, a aunar esfuerzos, a proponerse una sola meta y lograrla. Cierto calendario decía que "solo gana aquel que no retrocede ante nada". Pues, démos esta batalla con ferocidad, con rigor, como aplanadoras, no nos detendremos, dejaremos todo en el campo de batalla, ¡si ha de correr sangre, correra sangre, pero no la nuestra, la del enemigo!

Dejemos de pelearnos, inútilmente, sobre cosas tan vanas como el preguntarse si esa persona siente lo mismo, el si ella alguna vez sentirá lo mismo que uno, el si se están haciendo las cosas correctamente. Como preguntas, son completamente válidas, pero pelear para llegar a un consenso sobre lo que siente otra persona no sirve. Si queremos cambiar las cosas, solo nos sirve actuar. Actuar, actuar, actuar, y no de actuar como actores, si no de tomar la iniciativa, de plantarse frente a ella y ser uno mismo.

Ser uno mismo, sé tú mismo, sé tú mismo... grábatelo en la cabeza, aunque es difícil no hacer eso cuando te importa una raja lo que piensen los demás, eso es lo que cambió ahora, ahora sí te importa lo que piense ella. ¡Oh, maldita sea! Ésa es la razón de esta maldita guerra, ahora ella me importa...

¡Soldados! Tenemos dos opciones, mantenemos el orden y asesinamos ese maldito sentimiento, tal como lo hemos hecho numerosas veces (y vaya que nos hemos vuelto expertos en asesinar incipientes amores), o jugamos nuestras cartas y dejamos de lado la cobardía que nos ha caracterizado. Callar o hablar, pensar o actuar, decidir o ejecutar. Que el tiempo nos diga cómo hemos de actuar, y que ella también haga valer esta lucha, porque si vamos a pelear por alguien inútil, mejor nos retiramos.
 
MIEDO (2012)

Tengo miedo, mucho miedo,
aunque mi cara, en realidad,
diga que no pasa nada.

A veces quisiera borrar mis huellas,
hacer como que nada existió,
y envolverme tras una nube de misterio.

Me siento con tantas contradicciones,
sin darme cuenta, es como que estuviera
jugando con fuego.

Todas las cosas son armas de doble filo,
desde las inocentes palabras
hasta el cálido abrigo de brazos ajenos
y, por supuesto,
las verdades que dejo ver.

Quisiera vivir en otro tiempo,
tomar el reloj y adelantarlo unos años,
pero también me agrada vivir el día a día,
escuchar el cantar de los pajaritos.

Quiero recoger hojas de otoño todos los días,
dedicarme a vivir el día a día,
ser feliz con las cosas que tengo
y no soñar cosas que no realizaré.

Si pudiera pedir algo,
pediría que el mar se llevara las huellas
que valen más de lo que aparentan.

Pediría poder esconderme
y que solo me encuentre
aquel que tenga un motivo digno
de ser entendido.

Debería renunciar a unas cosas,
y darle más importancia a otras,
pero entre el deber y el hacer
a veces prima aquello que no debería.

Desearía seguir estoico ante la marea,
como el actor ante la multitud,
pero sé que tarde o temprano,
lo que partió como un juego
se volverá parte de mí,
sin yo quererlo siquiera.

Por eso, huellas, bórrense,
bórrense, bórrense, bórrense,
bórrense, bórrense, bórrense,
marea llévatelas todas,
bórrense, bórrense, bórrense,
tú que lees no te saltes los versos
porque estoy repitiendo las palabras.

Huellas, bórrense, aunque de por sí
no implican ni amarran nada.
 
BIPOLAR / NECESIDAD (2012)

Mi humor cambia rápidamente,
paso de la alegría a la rabia
en cuestión de segundos.

Comienza a hacerse más evidente
ese comportamiento extraño,
aquí, en mi casa.

No estoy acostumbrado
a que se rían en mi cara
sin querer hacer yo nada.

En estos momentos, te odio,
pero sé que mañana será distinto,
cuando te vea en el pasillo.

Dije que nada me impediría estar feliz,
que sonreiría incluso con las desgracias,
pero siempre viene alguien
a reírse de mis promesas.

¿Por qué hacerse más problemas?
Solo eres lo que quiero que seas,
depende de mí el que seas mi musa,
o solo una mujer más.

A veces es necesario retroceder,
para poder seguir avanzando;
daré media vuelta y proseguiré mi marcha,
si tus pies se encuentran con los míos,
será solo casualidad.

No agrego una palabra más,
quiero evitar ese himno de estadio
que podría cantarme yo mismo,
sabiéndome engañado.

Y es que definitivamente,
por mucho que me haya rondado la idea,
no necesito alguien como tú
(aunque quizás mañana piense otra cosa,
espero que no).
 
TELARAÑA (2012)

No quiero hacerme problemas,
pero escribiendo esto,
ya te estoy convirtiendo en uno.

No se habla de aquello que no importa,
no se recuerdan aquellas cosas carentes de sentido,
ni tampoco se escuchan a manera de eco
los nombres de ciertas personas, porque sí.

Quiero esperar, solo esperar,
regar la planta poquito a poquito,
ver si el temporal me la ahogará
o tendrá piedad de la florcita que puede salir.

No me hago expectativas,
estoy literalmente entregado
a lo que diga el que gobierna mi vida,
pero de todas formas,
eso no quita que seas una potencial opción.

Sé que puedes ser tan frustrante
como yo lo soy para cualquier mujer,
pero eso es lo que me llama la atención,
tener que ir descubriéndote.

Me encanta la sutileza en este tipo de juegos,
ir pasito a pasito, deteniéndose en cada detalle,
armando un rompecabezas enorme,
inquietándome con preguntas y quedándome sin respuestas.

Me das la sensación, por momentos,
de ser la presa en una telaraña gigante,
de saberse presa en esa telaraña,
y querer serlo.

Odio entregar mi espacio,
odio desprenderme de mi tiempo,
odio alejarme de mis soledades,
pero me sale más costoso
quedarme con todas esas cosas
y tener un corazón roto.

Quédate, te lo digo casi a modo de súplica,
quédate, aunque mi mirada no te diga nada,
quédate, aunque use a otras para distraerte,
quédate, porque te quiero aún a esa maldita distancia,
o mejor acércate,
ya me tienes en tu telaraña.
 
PASO (2012)

A medida que tu cara se vuelve más familiar,
más grabada va quedando en mi mente,
el sonido de tu voz va haciendo eco
en los silencios de la calle.

Hay veces en que me dan ganas de sentir tus manos,
de tocarlas, de apretarlas, de pellizcarlas, de acariciarlas,
hay otras veces en que absurdamente deseo abrazarte,
pero me callo, no quiero que lo sepas.

Quisiera pensar, después de ver tu sonrisa,
que conmigo podrías ser tanto o más feliz de lo que eres ahora,
quisiera pensar, después de ver tus ojos,
que conmigo podrías vivir tantas o más aventuras de las que vives ahora.

Pero no creo que sea así,
no me veo tomándote de la mano,
ni tomando un helado contigo un día sábado en la tarde,
no sé de qué conversar contigo.

Sé cómo te llamas, adónde vives,
sé lo que te gusta, y creo deducir también que cosas no,
me imagino lo que he oído sobre ti
y me pareces una buena persona.

Me gustaría conocerte, pero también me da miedo;
el día en que asuma lo especial que eres
dejaré de tener los pies en la tierra,
serás como un terremoto en mi mente.

Vendrás a sacudir todas las estructuras existentes,
vendrás a echar por tierra todos esos planes de futuro,
vendrás a hacer aparecer bolsillos vacíos,
vendrás a darme sonrisas a cambio de nada.

Me gustaría pensar que podría hacerte feliz,
pero hace tanto tiempo que no comparto estas cosas con alguien,
que me siento pequeño, casi un inútil,
en eso que llaman amor.

Me han gustado otras niñas,
pero no he dado el paso
porque me pregunto,
¿y qué pasará después?

Soy un cachurero para las cosas,
soy un pasajero para las personas,
acumulo experiencias y cuento mis vivencias,
acumulo recuerdos y cuento sus sonrisas.

Pero a ti no te dejaría,
no quiero que seas una pasajera más,
no quiero darte todo y que te vayas,
no quiero que me hagas lo mismo
que le he hecho a tantas otras personas.

Rompecorazones creo que nunca he sido,
incomprendido es quizás algo que me podría atribuir,
enamoradizo creo que nunca he sido,
huidizo es quizás algo que me podría atribuir.

Huyo, huyo de ti, amor
aunque tengo cartas para jugar,
deseo robar otra del mazo,
y, por mientras, decir solo: "Paso"
 
 
 

martes, agosto 14

Volvemos a empezar

Todo vuelve a empezar, otra vez el mismo ciclo, esconder el cardumen de peces bajo una oscura bruma, tapar las flores que crecen con un invernadero, todo otra vez. Hacer como que no existe ese fuego abrasador que quiere salir, esconderlo, al parecer el solo hecho de verlo te da miedo. Cada mes viene un terremoto diferente y sacude mis estructuras, ¿será siempre así? Es decir, por ahora no me frustra tanto, es parte del juego, pero y después... ¿tendré que reprimirme mucho para no ahogarte? Probablemente tenga que poner hielo a aquel volcán de sentimientos.

Solo una cosa cambió, ya aposté. Conoces mis cartas, están sobre la mesa, aún tienes que evaluar si juegas o no. Dices que puedo ser maquiavélico, en una de esas piensas que todo fue fríamente calculado y todo fue una maquinación maestra, ojalá me diese el cuero para lograr tamaña empresa, pero la verdad es mucho más simple, solo fui noble contigo. Cada vez que pensé en hacer algo malo, en decir una palabra inoportuna, en hacerte sentir mal, no lo hice porque estimé que no merecías que lo hiciera. Por ende, en cada ocasión en que pude haber hecho un retroceso, no hice nada, y las veces en que hice algo fue algo positivo, por lo que se da la ilusión de que todo lo que hice fue para sumar y fue una operación sin errores, previamente calculada. Si supieras que todo fue sobre la marcha, que yo no quería que esto pasara, que me rebelé tantas veces contra esos peces pensando en no hacerte daño, en siquiera pensar en confundirte, pero hay cosas que son más fuertes que uno, este mismo lazo es más fuerte que yo, yo lo quise cortar muchas veces y no pude. Si supieras que me comías la cabeza horas y horas pensando en qué hacer, y me descolocabas de la nada empujándome o haciéndome caer.. ¿para qué me voy a molestar en pensar si las cosas se dan solas?

El problema ahora es que te incomoda, se respira cierta tensión, y no sé si sea precisamente de esa tensión capaz de ser resuelta por un beso; pensaba que era eso, pero no, estás confundida, sigues confundida, te incomoda mi presencia, te alejas de mí, ¿me tienes miedo?, ¿no sabes qué hacer?, ¿crees que voy muy rápido?, tranquila, ya puse el freno de mano. Me iré por la otra vereda, hasta luego, búscame y me encontrarás, pero solo búscame cuando sepas qué es lo que quieres hacer, si no te seguirás dando vueltas y te confundirás más. Déjame solo, yo haré mis cosas y me preocuparé de que no te pase nada mientras piensas, es cosa tuya si después deseas tenerme cerca.

Huir, huiré de ti por tu propio bien, tomaré distancia, la necesitas, es doloroso pero dentro de todo lo entiendo y hasta lo acepto, haz lo que quieras, distráete, ríete, lo único que te pido es que no juegues conmigo, si lo haces, te cocinas conmigo...nunca leerás esto, ¿verdad? No, no lo harás, no te importan estas cosas, eres tan misteriosa pero también tendiente a ser predecible...igual me gustas.

domingo, agosto 12

Hablar de ti

Me siento mal, me enojo y me dan ganas de mandarme a cambiar... porque me tienes ahí y todavía no me tomas, pero me quedo, porque te quiero, porque te espero, pero mi espera no es para siempre, mi espera es por un rato, si te demoras demasiado entenderé que en realidad no tengo oportunidad, y si ya aposté y sé que no tengo oportunidad, ¿para qué crees que me quedaré? Me verás todos los días, seguirá siendo todo lo mismo, pero mataré esos peces si no te dignas a decirme qué es lo que quieres, si no te dignas a hacer lo que tienes que hacer o decirme las cosas que sientes.

Por mientras, escucho esta canción y siento tus manos en mi mejilla, tu pelo allá arriba y una caricia de tus párpados, pucha que te quiero ¬¬


martes, agosto 7

Escape

Me tienes ahí, contra las cuerdas;
conoces todas mis cartas,
yo ya hice mi jugada.

Me tienes ahí, contra las cuerdas;
te miro y ya conoces mi mirada,
yo ya hice mi jugada.

¿Qué quieres de mí?,
¿qué es lo que pretendes con todo esto?,
¿qué es lo que vas a hacer?

No tienes respuestas,
sé que no puedo pedírtelas,
solo me queda esperar.

Lo único que espero
es que no te tardes tanto,
no vaya a ser que me aburra
y huya...para no volver más.

Si tan solo no me importases,
¡qué fácil sería todo esto!,
pero si no llegases a jugar,
no me dejas otra opción,
pierdes por default.

miércoles, julio 18

Sonrisas

No tengo la menor, pero la menor idea de qué será de nosotros mañana, pasado mañana, en una semana más, un mes más, un año más, un lustro más y así muchas unidades de tiempo más (unidades de tiempo, ¡que loco!). Lo más gracioso es que, realmente, no me importa mucho.

No es que no me importes, todo lo contrario, me importas mucho, demasiado. Te quiero un montón, además de que de cierta forma me he acostumbrado tanto a tu presencia, a tenerte cerca, a sentirte y a ser cariñoso contigo que, realmente, me siento en paz, contigo vuelo, vuelo, vuelo, soy libre, hago lo que quiero, puedo ser sin tener miedo, sin tener presiones de por medio, es algo muy bonito.

Podría ser egoísta y tener pretensiones personales, fijarme objetivos, ilusionarme y creer que esto puede derivar en otra cosa, y sería de hecho lo más natural y lógico, a final de cuentas, las personas se emparejan porque el otro les cubre necesidades y les brinda amor. Pero, ¿sabes? Solo quiero que seas feliz, solo eso. Has llegado a un punto en que lo único que me preocupa sobre todo esto, es si tú eres feliz. El resto, las preguntas, los cuestionamientos, el qué dirán, todas esas cosas ya no tienen tanta cabida en mi cabeza.

Antes pudo ser la meta, el poder tomarte de la mano y ser tu pareja; digo pudo porque pudo derivar en eso, pero ¿qué no es una meta muy pequeña? Es decir, ¿se cumple y después qué? No, hay que profundizar en las raíces, hay que ir al meollo del asunto. Mi meta es más grande, más bonita, más sencilla y sobre todo más altruista, solo quiero verte sonreír, que seas feliz, si terminas viéndome como un amigo, seré tu amigo; si terminas queriéndome como a un pololo, seremos pololos. En realidad, no es que me dé lo mismo la posición que quieras tomar, pero no es algo que esté en mis manos, yo por mientras y ojalá por todo el tiempo en que me toque compartir mi camino contigo, yo espero poder seguir dándote sonrisas.



domingo, julio 8

Momentos

Cada día que pasa,
me das la opción de elegir,
entre preguntarme o solo vivir.

Si me pregunto por ti,
llega un punto en que inundas mi pensamiento,
donde hasta el aroma de mis ropas
me recuerda a lo que hicimos este bendito día.

Si me dedico solo a vivir,
pasas a formar parte de las muchas anécdotas
que rodean y marcan mi vida,
no obstante, de todas formas, terminas siendo especial.

Antes me preguntaba
si tenía que dejar que esto creciera,
me propuse matar un par de veces
ese sentimiento que crece silenciosamente,
no es lógico que lo mantenga dado el contexto,
pero no me ha sido posible
darle un golpe de gracia.

Antes me ilusionaba,
pensando bien a largo plazo,
en lo feliz que podríamos ser
si se dieran ciertas condiciones y circunstancias;
en lo bonito que es tenerte presente
en mis aventuras y mis viajes,
sí, diría que es hasta poético.

Oh poesía, me colgaría de Gustavo Adolfo Bécquer,
para decirte que poesía eres tú,
pero en realidad, yo veo la poesía
más en el nosotros, que en ambos separados,
aunque, tú y yo somos poesía
de todas maneras.

Hay días en que quiero perderme en tus ojos,
mirarlos, atravesar toda esa barrera
y quedarme en ti, dando vueltas por tus pensamientos,
alegrándote las mañanas y resguardando tus sueños.

Tengo cierta certeza,
aún no es el momento,
no puedo ponerme ansioso y apurar las cosas,
no puedo ponerme mañoso y atrasar las cosas.

Es graciosa mi posición,
de una tensión sexual digna de cualquiera de mis fantasías adolescentes,
es como estar atado de manos,
saber que se tiene que estar ahí,
pero que no se debe hacer nada.

Hay días en que me surge el desenfreno
y desearía poder adelantar el tiempo,
besarte y depositar en ti toda esa ternura
que casi nunca sale a la vista;
pero me aguanto, me contengo,
no sé si quieras que lo haga,
y realmente no me corresponde.

Hay cosas que me hacen pensar
en que me quieres y mucho,
pero ese querer puede ser el de un buen amigo
o el que se tiene a un pretendiente,
con nosotros nada termina siendo muy explícito.

Es la magia de esto, es lo bonito de lo que vivimos,
es lo gracioso y hermoso de este lazo que forjamos,
de estos meñiques pegados,
el que puedan ser tantas cosas a partir de nadas,
el que puedan salir tantos sueños a partir de pequeñas cosas.

Solo te puedo decir, por ahora,
que tomes mi maño y sueñes,
bailemos, ríamos, empujémonos,
seamos libres, seamos lo que somos,
no nos pongamos máscaras
ni nos encubramos las cosas,
nada más bonito que entenderse
a punta de silencios y risas cómplices.

El tiempo dirá que se hará de nosotros,
por mientras, seamos felices.




martes, julio 3

Me da igual

Estos días los pasé de tocar el cielo con las manos, a aterrizar y chocar con mis propios miedos. Hoy no me siento bien, hoy me resbala lo que hagan o digan las demás personas, estoy como un robot mecanizado, sin sentimientos. Todo me da igual, si puedo herir y molestar por el solo hecho de desquitarme con alguien, lo voy a hacer. Pero, ¿desquitarme de qué? Si no has hecho nada. Por cierto, tú también, hoy me das igual.

En la mañana pensaba y lo entendí todo, ya van varias noches en que desearía llorar y no puedo, a pesar de lo evidente y poco disimulado que puedo ser, no entiendes el mar de sentimientos que hay debajo de esta piel. No te culpo, por mí ojalá que nadie supiera las cosas que siento ni las que pienso, por mí que no supieran cómo las reprimo de forma salvaje y sistemática para salvaguardar mi estabilidad emocional. 

Entendí que estuve celebrando, el brote de una semilla a la superficie, casi como si Chile le hubiese ganado por goleada a Brasil allá en el Maracaná. Me sentí en las nubes, de verdad que tienes poderosos e insospechados efectos en mi felicidad. He intentado borrar eso, he intentado destruir ese sentimiento, he intentado detener esos impulsos, pero no me duran más que unos días, me nace hacer cosas contigo, me nace mostrarte lo que soy, es odioso, particularmente odioso, como tú no más puedes saber tantas estúpidas cosas sobre mí. Mi cabeza debería odiarte, pero hasta ella te aplaude, odio mi posición.

Me volví ansioso, pero no puedes hacer crecer un árbol a punta de gritos desesperados. "Crece, crece, crece"... el mundo no es como 31 minutos. 


Los árboles, y cualquier planta en general, crece con cuidados, con el agua justa y necesaria para su crecimiento. Puedo sentirme feliz porque el brote nació, pero ahora toca la parte más difícil, hacer que crezca sano, que crezca fuerte, que crezca vigoroso, que se convierta en un gran árbol, que sea algo bonito de lo que me pueda sentir contento. Ya he intentado matar tantas veces el brote que dejaste en mi piel, y la mierda de planta nunca se muere, eres como una especie de adicción, solo que ahora me das igual, ahora es el momento de dejarte, de huir, de escapar, pero no quiero.

Me da igual ya lo que pienses, lo que sientas, lo que creas, lo que no pienses, lo que no sientas, lo que no creas. Me es indiferente, pero absolutamente indiferente, aunque dudo que me vaya a ser indiferente si sales con esa sonrisa traviesa que te gastas y me haces cagar de risa (¿es que tienes que darme siempre en mis puntos débiles?). Yo estaré ahí, intentaré estar con la mejor cara de todas, porque de hecho, soy feliz estando contigo, estaré ahí, y si en algún momento llegas a explotar y deseas saber qué es la mierda que siento, te diré, te diré lo que me pasa, lo que creo y lo que voy a hacer con respecto a eso. Por mientras, que el silencio hable por nosotros.

Por cierto, olviden lo anterior, me da igual esta wea de escrito también.


domingo, julio 1

Detrás de un paso

Debería callar estas cosas,
no tengo idea de si lees esto,
debería no publicarlas ni escribirlas,
pero es que tengo que decirlo.

No, mejor cállate,
pero hay que destapar la olla,
¡sacarse esto de encima!

Es solo la clásica pre... ¡cállate!
¡Usté, lector, váyase para afuera!
La cabeza nuevamente ha hecho un golpe de Estado
y el corazón ha de ser relega...
¡Déjame hablar cerebro y la re...!

El Espíritu se mantiene neutral,
en pasiones como ésas yo no me meto, dice;
¿cómo que no te metes? ¡Esta cuestión es triestamental!
O vamos todos a la guerra,
o nos quedamos de brazos cruzados.

La historia os enseña que en este caso particular,
es el cerebro quien manda, el corazón acata
y el espíritu fiscaliza.

No obstante, el mayor problema acá
es que por primera vez en mucho tiempo
están todos de acuerdo con respecto a la chica.

¡Yo apoyo la moción de ataque! - dice el corazón
¡Yo apoyo la moción de ataque! - dice el cerebro
Yo digo que le consultes a tu papá - dice el espíritu

Espero a que llegue, mato el tiempo y alimento
esas mariposas que están en la guata,
y es que es imposible no pensar en ti
cuando tu aroma está impregnado en mi ropa.

Converso con él, le planteo mis situaciones,
me mira y se caga al corazón y al cerebro
de forma olímpica.

- ¿Cuál es la nueva orden? - se ríe el espíritu
- Esperar a que las cosas se den solas - dicen los otros dos al unísono

El único miedo que me surge con esto,
es estar pasándome rollos por algo que no debería,
el único miedo que me surge con esto,
es interpretar las cosas que haces de una manera distinta,
que tú me comuniques A y yo te quiera entender B.

Pero siento que voy bien, siento que voy bien,
o más que voy bien, que vamos bien,
yo no fui capaz de detener esto, aunque reconozco que tampoco le hice mucho empeño,
y no tengo idea por tu lado, pero sé que vamos juntos.

La semana pasada tenías preguntas,
demandabas una respuesta que no te podía dar,
presionabas graciosamente para sacarla;
no me quedó otra que apostar,
creer que tenías cierta razón para preguntarme esas cosas,
y darte la respuesta que requerías, acariciando tu pelo.

Ahora yo tengo una pregunta, por favor,
por favor, por favor, por favor, por favor,
¿esto no es un juego, verdad?

No quiero quererte con toda el alma,
y que me digas que solo estuve pasándome películas,
sería enfermo de frustrante.

No es necesario que me digas nada,
de hecho, mientras más silenciosa y cómplice
sea tu respuesta, mejor. Solo quiero saber.

- ¡Te dije que no escribieras ninguna weá! - grita el cerebro
- Publicaaaar - dice el corazón
- ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOO! .... ya está.

martes, junio 26

Necesidad de replanteamientos

Las cosas cambian, nunca terminamos de cambiar ni tampoco somos los mismos que ayer o hace un mes. Al igual que el paso del tiempo, la consecución de estos cambios también es gradual, progresiva y abstracta, por no decir invisible.

Hace años pensaba que una amistad podía ser para siempre o que podría ser trabajada para ser así, otros años pensaba que la gente era como pasajeros en un bus, que irremediablemente algún día tendrían que bajarse y para hacerse menos problemas, lo ideal era no apegarse tanto a ellos. ¿Y ahora? No sé, realmente no lo sé, pero tampoco es algo que quiera preguntarme, o que me parezca urgente.

La necesidad de definirse, de plantearse un problema y llegar a una conclusión o algo parecido, viene también con la idea de ser consecuente, de tener un ideal, un principio, alguna regla en la cual ceñirse, no ir en zig zag adónde me lleve el viento ni en la cresta de la ola, ir adónde quiero ir. Pero, ¿y si no quiero definir eso aún?

Hay cosas que aún no deseo cuestionarme, es probable que vaya a ser necesario hacerlo en un momento crítico, pero ¿qué no es lo mismo que pasa con las coyunturas críticas?, ¿qué no es lo mismo que dejar que se acumule un cierto peso histórico hasta que el tema reviente y sea necesario hacer un cambio?. ¿Por qué no anticiparse y hacerlo antes?, ¿por qué no ir a la vanguardia como siempre y adelantarse a los cambios? 

Tengo esa necesidad de replantearme ciertas cosas, no es que en este momento esté viviendo un proceso de cambio vertiginoso, pero ciertamente no me puedo quedar pensando en que "debería dejar de reforzar tanto ciertos lazos (por el miedo a que algún día se vayan y los tenga que extrañar)" cuando ya lo hice, ya estoy atado, ya me acostumbré a tenerlos en mi vida. Es cierto que las personas cambian, y que la metáfora de que "un clavo saca otro" es relativamente cierta. 

Por una parte, todas las personas cumplen una cierta función en la vida de las otras (llámese como sea esa función: pololeo, amistad, compañía, conocidos, lazo familiar, etc, etc, etc, etc, etc, etc) y aunque unas personas se sientan más cómodas dentro de una que de otra, eso no las limita para cumplir su función y tener un buen desempeño. 

No obstante, cada persona es también un mundo; un mundo enorme, complejo y realmente hermoso, muy variado. Nuestra propia identidad es permeable también a lo que compartamos con otras personas, son las relaciones interpersonales las que terminan enriqueciendo nuestros mundos y enseñándonos más cosas, tanto acerca de la realidad que nos rodea como de nosotros mismos. Por poner un ejemplo más claro, ¿no les ha pasado que tras compartir con una persona, también adoptan ciertas costumbres de ella o se adaptan al carácter de esa persona y, a su vez, esto les sirve para relacionarse con gente parecida? Son cambios que no siempre son visibles, pero el hecho de usar ciertas palabras, de leer cierto lenguaje corporal, de expresarse de una manera diferente, son cosas que hacemos por imitación.

Dentro de esta lógica, lo que mi linda y peluda cabecita tendrá que pensar es cómo congeniar esta inherente necesidad humana de relacionarse con otras personas con ese temor a lastimarse, esa noción de desapego, de que algún día tendrán que irse y los extrañaré, querré tenerlos presentes y no estarán. Podría recurrir a la salida de vivir el día a día, de vivir el momento, de crecer preocupándome de ser feliz cada día de mi vida -que, en parte, es lo que he terminado haciendo- pero, es raro para una persona como yo el moverse sin una hoja de ruta clara, al menos en esta cosa de las relaciones interpersonales.

Se podría partir por desterrar ese miedo, dejar de pensar porque una vez me apoyé demasiado en una persona y ésta se fue, que esto se repetirá, creer ingenuamente en que no volverá a pasar, pero nadie con dos dedos de frente se inclinaría a suprimir o borrar ese miedo del todo. Otra solución posible, podría ser volver a apoyarme en ciertas personas, volver a tener una mano derecha que me apañe en esas cosas sensibles y difíciles de hablar, y contar con el resto de puñados de conocidos para resolver los problemas más básicos (o más entretenido aún, inventarles que tengo problemas para que se sientan útiles e importantes). ¡Oh wait! Ya he estado haciendo eso último, tomé esa vía inconscientemente.

Creo que todo lo escrito anteriormente no tiene gracia, dado que ya tomé una solución. Pero, ¿y es la mejor? Tarde o temprano, tendré que desnudar mis sentimientos ante alguien. Hay que separar ciertas aguas, en una escala de información sensible, me da igual que la gente sepa mi nombre, me parece una anécdota que sepan algunos de mis gustos, me causa gracia que se tomen el tiempo de hablar conmigo (aunque sea para repetir el clásico diálogo de que ambos estamos bien y vivimos un mundo de fantasía después de la pregunta "¿cómo estás?"), me da seriedad que otras personas sepan lo que realmente hay en mi cabeza y hasta me preocupa un poco, pero reconozco que... por mí, ojalá nadie supiese nunca de mis sentimientos.

¿Por qué no? Preferiría no responder esa pregunta, pero es un tema que complica. Más allá de la pregunta sobre qué haré con las amistades que estoy empezando a cultivar y cómo lo haré para proteger aquella información que con celos guardo, bien de fondo, también está la pregunta eterna sobre la pareja. ¿Qué es lo que realmente quiero de una pareja? ¿Estoy dispuesto a enfrentar mis temores y aquellos fantasmas que a veces se me cruzan? Mejor dicho, ¿lo estaré en el corto, mediano o largo plazo? ¿Qué pasa si esa persona llega, toca mi puerta y yo estoy duchándome recién sin siquiera escuchar la puerta? 

No creo en personas perfectas, no creo en princesas, no quiero una mujer que me resuelva todos los dilemas de mi vida, tampoco quiero una mujer que sea mi media naranja, ni mi media pera, ni tampoco mi otra mitad exacta, y no lo quiero porque no me hago las expectativas de eso. No quiero una mujer que crea que soy un príncipe azul, y que le voy a salvar el pellejo todas las veces que se meta en un problema, ni tampoco que voy a ser el más romántico de los románticos de sus pololos ni ninguna wea de esas, por un tema muy simple, son re pocas las mujeres que piensan así y las que lo siguen pensando, son generalmente inmaduras.

Soy bien pesimista hasta cierto punto, pero preferiría llamarlo "realista" para usar un eufemismo y cubrir esa carga negativa. No obstante, pese al texto anterior que en realidad no sirve de nada pues dice, en otras palabras, dice que quiero una mujer aterrizada al menos en esa área (¿y vamos? algo de cordura tengo, sé con quién podría meterme y con quién no).¿Por qué tan ambigua y básica la definición? Porque sé lo que no quiero, pero en realidad, con la experiencia que he tenido, sé que me puede gustar un amplio espectro de personalidades femeninas, mundos femeninos y de características. Lo único que termina siendo una variable común es que son personas con una carga de identidad fuerte, que si tú les preguntas: ¿quién eres? te pueden dar una respuesta coherente, no un balbuceo ridículo. Dentro de ese cargo de carga de identidad fuerte, generalmente son personas que hacen lo que quieren, pese a que otras personas podrían criticarlas o chaquetearlas por seguir sus ideas (aunque claro, no todas cumplen esa regla).

El punto, al final termina siendo más simple de lo que pareciese. ¿Quién más podría entender a alguien que persigue sus sueños si no otra persona que también los persiga?, ¿Quién puede ser más admirable -sin tampoco menospreciar a otras personas muy heroicas anónimamente- para un buscador de sueños que otra persona que también los busque? ¿Quién más podría inspirar a alguien a buscar sus sueños si no un igual? Lo dejo en eso, suficiente por hoy.

domingo, junio 17

Motivos

Tengo ganas de huir, pero no puedo o no quiero; sé que puede ser muy peligroso, y es hasta estúpido querer quemarse con fuego, pero no es el riesgo el que me motiva, me motivas tú.

lunes, junio 11

Nada es azar

Debo reconocer que me atrae poderosamente la idea
de descubrir misterios de a poquito,
me gusta aquello que requiere trabajo y demora harto
porque disfruto del proceso.

Creo que algún artesano me va a poder entender
cuando diga que hay que darse el tiempo
y la inspiración necesaria
para hacer un trabajo prolijo.

Detrás de simples hechos se esconden detalles simbólicos,
ninguna de las cosas que ocurren en esta vida son azar,
ni tampoco las disposiciones de los humanos son casualidad,
solo hay que estar atento para saber leerlas.

Cada palabra que se usa, cada palabra que se escribe,
denota una decisión, una elección,
cada acción tiene un propósito,
y cada mundo tiene sus propias razones de ser.

Los propios gustos no son casualidades,
son parte de las construcciones de identidades,
si yo no hubiese vivido ciertas cosas en mi infancia,
ni siquiera pensaría en hacer metáforas con micros.

Los mismos miedos, son parte de lo que aprendimos,
lo que vimos y lo que nos enseñaron,
no nacimos temiéndole miedo a las cosas,
yo no nací temiéndole al fuego.

Solo espero estar a la altura de las circunstancias,
hay tantas cosas por las cuales me río pero que,
en realidad, solo son una forma de agradecerle a la vida
por las oportunidades que se me han dado.

También la forma de comportarse de uno
tiene que ver con las preguntas que uno se ha hecho,
y aquellas inquietudes que a uno le marcan,
además de una que otra mañita.

Me gustan los misterios, pero esos donde hay pistas
que te llaman a ser buscadas,
no esas nubes de confusiones gratuitas
que se disfrazan de misterio.

Odio la confusión, odio las incertidumbres,
odio las cosas a medias o poco prolijas,
odio lo que me parece inútil o una pérdida de tiempo,
y ese odio está dado por las cosas que he vivido.

Y es que, ¿para qué vas a preocuparte
de algo de lo cual no recogerás sus frutos?,
no es que todo deba tener un sentido pragmático,
ni que el altruismo de por sí sea malo,
pero mi trabajo no es un regalo.

¿Cómo va a ser un regalo aquello en lo que puse mi corazón?
¿Cómo no va a tener precio aquello en lo cual puse mis energías?
No hablo de monedas, ni hablo de retribuciones o favores,
hablo de precios, intento dar más de lo que me dan,
pero en ciertas relaciones es inevitable esperar (o querer) una paridad.

sábado, junio 9

Conceptual 2

Es difícil ponerse a escribir cuando se tienen tantas ideas en la cabeza, es decir, fijas tu mirada en el papel e intentas decirle algo, pero no te sale. Es como cuando quieres estornudar y no puedes, simplemente porque no sale. Para mí, escribir es conversar con el papel, decirle lo que me pasa, lo que se está apoderando de mis sueños o plantearle ideas. Pero es difícil cuando tienes sentimientos mezclados, y se te ocurre hablarle del amor, para luego terminar filosofando sobre que, en realidad, no me gustaría vivir en un palacio con sirvientes o muchas cosas de lujo porque las cosas realmente me importan poco. Son cosas que no tienen mucho sentido, al menos para el pobre lector.

Frustra cuando no te resultan las cosas, cuando intentas escribir sobre una cosa y terminas divagando en otra, es doloroso, porque no sabes cuándo va a volver la inspiración. Hay gente que trabaja el tema y escribe todos los días como una disciplina, pero para uno que solo usa las palabras para comunicar lo que necesita decir y no para ganar el sustento diario, eso no me parece necesario (aunque sí es un ejercicio divertido).

Se supone que yo iba a escribir sobre el amor o algo relacionado, la idea era decir más o menos, con metáforas, lo mismo que he estado conversando y filosofando con un par de personas durante estos días. La conclusión de todas esas horas invertidas es que, a pesar de que a uno le pueda gustar gente de muchos tipos de personalidad, colores, caras, gustos y otro largo etcétera; a la larga, lo que prima es que uno se sienta cómodo con esa persona y pueda proyectarse (o lo desee).

Después de llegar a eso, iba a compararlo con algo tan terrenal y propio de mí como lo es esperar en un paradero, que uno no tiene porqué sentirse mal o extraño porque se tarda más si a la larga cada uno tiene necesidades distintas que resolver o características distintas por complementar. Porque puede que haya varias micros que pasen cerca del lugar que uno necesita, pero uno puede darse (en este supuesto universo ficticio) el tiempo de esperar la que te deja en el lugar justo y preciso.

También me lo imaginé como una herramienta, algo así tan trivial como un destornillador. Existen muchos destornilladores, y también uno puede emplear otros elementos con punta para hacer la misma función, pero en general, cada medida de tornillo le corresponde un destornillador diferente. No sé si haya quedado muy clara la idea, en versos sonaba raro hablar de tornillos y destornilladores.

Incluso, lo vi como una función matemática, donde idealmente cada elemento de A se correspondiera con un único elemento de B y, a su vez, cada elemento de B se correspondiera con un único elemento de A, formando una linda función biyectiva, pero no tiene tanto que ver con la metáfora de la micro así que la descarté en un primer momento.

Lo pensé también como una fotografía y el deseo que uno tiene al momento de hacerla. Que en realidad hay muchas formas de encuadrar la imagen, de ajustar la luz y el tiempo de exposición, pero solo una (o un rango pequeñito) corresponde con la idea que uno desea reflejar y logra transmitir las emociones que el corazón desea desnudar.

El punto es que justifiqué las múltiples oportunidades que he dejado pasar porque no me llenan del todo, iba a escribir otra cosa para tapar esa verdad, pero ¿para qué voy a mentirles, queridos lectores? Soy un hombre mañoso, ni siquiera exigente, lo mío es pura maña. Yo antes pensaba que era difícil de contentar y que era un caso perdido, pero pensándolo bien, en realidad no pido demasiadas cosas, es gracioso cómo en mi cabeza se van haciendo concesiones ridículas o negociaciones unilaterales sobre la persona que me gusta, al final soy solo un mañosito con un cartel que dice: "Si quieres sufrir, enamórate de mí".

Ahora es cuando el papel se larga a reír por esa frase tan ridícula, estúpida y publicitaria. No te rías de mis tonterías, papel. ¡Me demoré cinco horas en escribir esta cosa! Y estoy seguro que no llega ni a los talones de otras cosas que he hecho, pero es lo que hay.




martes, junio 5

Necesidades irresolutas en Transantiago (2012)

Están ocurriendo un montón de cambios silenciosos en Transantiago, los medios de comunicación masivos han hecho algunos alcances respecto a esto pero no he visto ningún análisis en profundidad sobre el tema. Tampoco se han hechos campañas masivas de información a la población sobre lo que vendrá ni las cosas que probablemente implicará.

En numerosas entrevistas con medios de comunicación, don Pedro Pablo Errázuriz, actual Ministro de Transportes y Telecomunicaciones (MTT), ha señalado que se han involucrado más como ministerio en el tema de Transantiago, que se han cambiado los contratos y que el sistema debería mejorar enfocándose en disminuir transbordos, mejorar las frecuencias de los buses y fiscalizando la evasión.

Lo que no se ha dicho es que, en general, el Ministerio, más que ir metiéndose en el tema e ir regulando o fiscalizando con mayor rigor, le ha dejado todo el trabajo a la parte contractual (es decir, al cambio de contrato) creyendo ingenuamente que con cambiar las condiciones del contrato se terminarán las malas conductas. Eso evidentemente no ha pasado ni tampoco pasará, porque el problema va más allá del contrato.

1.1 El contrato

Ordeno estas cosas con punteo básico para que no se aburran. Los contratos anteriores pagaban a los empresarios por kilómetros recorridos mayoritariamente (y otra parte más pequeña era por el transporte de los pasajeros). En otras palabras, para que el servicio fuese pagado, las empresas debían pasar las tarjetas de ruta de los letreros por los validadores, realizar el servicio que indica la ruta y quedaba mayoritariamente pagado, asegurándole un ingreso fijo.

Este sistema era relativamente bueno para las empresas, sobre todo para aquellos servicios con mucha evasión, porque bastaba con que sacaran los buses a las calles para que les pagaran (¡hey! ¿recuerdan que antes se decía que se cambiaron los contratos para esto?). Pero, también ocurrieron malas prácticas, como que las empresas "validaban" la ruta pero apagaban las luces o cambiaban los letreros y... se iban vacíos o, más hipócritamente, con pasajeros adentro y con panel "En tránsito" o "Fuera de Servicio".

A raíz de esto, nace esta nueva necesidad de que los buses que son validados en ruta tengan este pago por pasajero, para asegurarse de que los buses pasen y efectivamente toman gente. El problema surge cuando esa gente no paga. Una de las posibles consecuencias de este tipo de contrato es que aquellas zonas con mayor evasión sean dejadas de lado o les vayan cambiando recorridos porque, siendo honestos, ¿para qué vas a tener circulando buses por un lugar donde nadie te va a pagar?.

1.2 Evasión

Dentro de este contrato nuevo, las empresas ahora son las responsables de la evasión (o al menos, de solucionarla). Esto ha generado que se creen nuevos puestos laborales para controlar la evasión contratados por cada empresa, los cuales están derechamente dentro de los buses o en los paraderos de mayor afluencia. Otras empresas se han planteado la posibilidad de traspasarle parte de esta responsabilidad a los conductores de los buses, quienes desde un principio solo debían preocuparse de manejar.

La evasión en Transantiago es relativamente alta. Se supone que antes, con las micros amarillas, por diversas razones (miedo, conductores más conflictivos, presión social, forma de pago) la evasión rondaba el 9 a 10%. Existe también evasión de todo tipo, desde gente que tuvo que subirse en las puertas de bajada para poder entrar, hasta grupos organizados que esperan la ocasión para subirse sin pagar.

Si a las empresas les pagan más por pasajero transportado que por kilómetro recorrido, y los pasajeros que se pagan son los que validan su pasaje (o que hacen la transferencia por medio de la tarjeta). Lo más probable es que comience a haber una mayor presión financiera en las empresas operadoras, teniendo que recurrir a la reducción de costos o de personal para poder mantener el mismo ritmo de trabajo con un presupuesto más variable.

1.3 Fusionamiento de zonas...pensando en el bolsillo

Como algunas personas ya saben, actualmente el sistema Transantiago ya no opera internamente bajo la lógica de troncal y alimentador, sino que se trata de Unidades concesionadas. El color "blanco y verde" desaparecerá de la ciudad por un tema de imagen (desde hace rato que el Gobierno quiere cambiarle el logo a Transantiago, el nombre y borrar ojalá todo lo que indique el "desastre" pasado).

En la imagen previa, realizada por Franco Ferrari, me ahorro mayores explicaciones sobre los colores y los recorridos actuales de cada unidad. ¿Cómo fue que llegamos a esto? Más que pensar preferentemente en los usuarios y en que tengan mayores opciones de recorridos, todo corresponde a un ajuste estructural.

Algunas empresas que operaban en Transantiago estaban en una situación económica deficitaria. Buses Gran Santiago (Zona B - H) quebró y tuvo que rematar sus buses. Unión del Transporte (Zona E) ha estado al borde de la quiebra durante casi un año, por lo que ahora es prestador de servicios de Vule (Troncal 3, Zona E - H - I) y Las Araucarias (Zona G) también fue declarada en quiebra y se rematarán sus buses. Para el cambio de contrato, las empresas troncales fueron "beneficiadas" con las unidades alimentadoras que se les quitaron a estas empresas (en estricto rigor, no se les renovó la concesión que terminaba este año).

Era una movida lógica. La concesión de las zonas afectadas pasó a empresas que tenían un soporte financiero y económico mucho mayor. Así:

- Zona B será fusionada con la Zona C en la Unidad 6 que operará RedBus Urbano con el color rojo.
- Zona D fue concedida (yo no sé con qué mierda de criterio) a Express de Santiago Uno con el color naranjo en la Unidad 4.
- Zona E será fusionada con la Zona H, la Zona I y el Troncal 3 en la enorme Unidad 3 que opera Buses Vule con color verde.
- Zona F será mantenida por STP Santiago y está el rumor de que presentará una quiebra más adelante y la tomará el grupo de la Unidad 3 (solo rumor o mito urbano, nada creíble, pero cumplo con admitir que existen voces que hablan de eso). Cambiaron el color morado por el amarillo, quedando como Unidad 7.
- Zona G será fusionada con el Troncal 2 por la Unidad 2 que opera Subus Chile.
- Zona J será fusionada con el Troncal 5 por ser de la misma empresa, Buses Metropolitana, en la Unidad 5. Sus buses serán turquesa.

1.4 Fusionamiento de recorridos...pensando también con el bolsillo

Junto con el fusionamiento de unidades operacionales y el fin del sistema troncal-alimentador, hay un cuantioso gasto que se está haciendo para repintar todas las máquinas del sistema con los colores que les corresponde ahora. Para que se hagan una idea, según el Registro que tiene el MTT sobre los buses de Transantiago para el 30 de Mayo de 2012, hay 6.180 buses.

En general, el sistema Transantiago va operando por períodos de meses bajo lo que se llama Programas de Operación, que son los lineamientos que las empresas deben seguir con sus servicios, estipulando la cantidad de buses, los kilómetros recorridos y todas las calles de los recorridos junto a sus desvíos por feria u otros acontecimientos. Con esta mayor presión financiera y en vista de la actual fusión de unidades operacionales, las empresas están buscando reducir costos fusionando recorridos.

¿Qué costos se pueden reducir con esto? Las empresas suelen tener reguladores de ruta en los puntos de cabecera (inicio y fin de recorrido), por lo que al fusionar servicios tienes menos cabeceras que cubrir. De esta manera, si antes un regulador debía encargarse de un servicio, puede que más adelante le toque encargarse de tres o cuatro recorridos o, en el mejor de los casos, que requieran menos reguladores de ruta para controlar servicios.

Debo admitir que en mis experiencias como usuario y con lo que me han comentado otros reguladores de ruta, el alargamiento de los recorridos no trae muchos beneficios a los usuarios. Un servicio más largo y con menos puntos de regulación tiende a ser irregular en frecuencia, ya sea porque los buses presentan problemas mecánicos, porque hay tacos o porque se van juntando y forman los famosos trencitos.

Que se diga que "favorecerá a los usuarios" la extensión de un recorrido como el 109 que iba desde Estación Central a Maipú y que ahora llegue a Renca es un eufemismo barato. Hay otras rutas más rápidas para ir a Renca y son públicos diferentes. Otra extensión curiosa fue la del recorrido 405 y 413, "para que la gente de Maipú llegue directamente a Vitacura". No es mala la idea, pero quitar el único servicio (413) que descongestiona avenida Providencia en horas punta al venir vacío desde Los Leones y fusionarlo con un recorrido con serios problemas de frecuencia (405) es un suicidio. No se extrañen de que hayan protestas y la gente en Providencia se quede botada en los paraderos, esa jugada es rematadamente mala y no sé bajo qué condiciones se pudo aprobar tal aberración.

Hay un rumor que dice que la empresa Buses Vule dejará de operar sus recorridos en la estación Bellavista de La Florida (intermodal) fusionándolos con otros recorridos de la misma para evitar tener que gastar en arrendar la infraestructura de Metro. Yo no sé qué eufemismo usarían para algo así, considerando que llevamos 6 años tomando recorridos en la comodidad que brinda la Intermodal. Pero ya está el antecedente de Carlos Valdovinos, donde la empresa dejó de arrendarle el espacio a Metro por un tiempo y utilizó la calle de servicio adyacente al zanjón.

Así como estas extensiones con "supuestos beneficios" para los usuarios, no son más que ahorrar costos en cabeceras y alargar los recorridos, quizás, para asegurarse más ingreso por kilómetro recorrido (esto último es una hipótesis). Pero lo cierto es que... el sistema con esto empeorará y solo habrá mayor presión social.

1.5 El sobrecargamiento del Metro

Yo no ando en Metro regularmente desde hace mucho tiempo, por diversos motivos me he acostumbrado a viajar por la ciudad en bus evitándome el calor humano, la saturación y las caras largas de mi querido tren subterráneo (sí, pese a todo, lo quiero). Pero ver escenas de guardias reteniendo a las personas para acceder al andén por colapso del servicio me da demasiada pena.

En la primera parte de Transantiago (2007 - 2008), muchos de los buenos cambios de recorridos fueron para descongestionar el Metro como los Clones de Metro y los Súper Expresos. Por diversas razones, estos recorridos han sido tocados traspasándole una presión mayor al Metro al no haber una alternativa en superficie.

El recorrido 412e era el Clon de Metro para la Línea 1. Operado con buses antiguos, al no tener la restricción de velocidad, podían competir tranquilamente con Metro en cuanto a velocidad comercial y ofrecían la posibilidad de sentarse con 45 a 50 asientos. Actualmente el 412 es un servicio normal, que parte desde Metro San Pablo y termina en La Reina.

El recorrido 213 es el Clon de Metro para Línea 4 y 5 por Vicuña Mackenna. Subus Chile continúa operándolo de buena manera, pero solo cubre el tramo de Baquedano y Sótero del Río. Es un constante apoyo en Vicuña Mackenna tanto para Metro como para el recorrido 210, no obstante, dejó de funcionar en los fines de semana por baja rentabilidad. Es el único clon que vive.

El recorrido 214e era Clon de Metro para Línea 2. Operando entre Cal y Canto, y La Cisterna. Ahora el servicio fue extendido a la Población Santa Olga en Lo Espejo. Actualmente opera como un servicio expreso, pero ya no con la calidad de Clon de Metro.

En los recorridos Súper Expresos, muy útiles por lo demás para trasladar gente desde puntos distantes usando las autopistas de la ciudad, el recorrido 114e que acercaba Pudahuel a Quinta Normal se eliminó por ser un alimentador encubierto y por baja demanda. El 215e que operaba entre Los Héroes y Lo Ovalle no era rentable por lo que dejó de operar.

Sin embargo, el recorrido que más me preocupa es el 222e que une Metro Santa Ana pasando por Metro La Cisterna, sectores de La Florida y la Plaza de Puente Alto. Se nota que la empresa se ha dado el trabajo de estudiar y buscar formas de hacerlo más atractivo que el Metro, es así como ha sumado varias paradas en horario punta mañana, pero de todos modos aún sigue siendo pobremente preferido.

El cambio que pudo haber incidido en ello es que se fusionó con el 220e que unía La Cisterna con Santa Ana, así el recorrido se tiene que comer tres tacos en la mañana. El primero de acceder a la autopista Vespucio Sur desde Vicuña Mackenna, y el segundo de subir a la caletera de Vespucio Sur en La Cisterna y bajar a la autopista nuevamente para toparse con el tercero, tomar la Panamericana desde Vespucio Sur. En lo personal, la vez que me subí considerando estos antecedentes pensé que se demoraría mucho en terminar el recorrido, pero debo admitir que sus tiempos de viaje siguen siendo buenos y en comodidad es mil veces mejor que el Metro (bien lo saben mis siestas matutinas en algún asiento del bus). En horario punta tarde este recorrido es súper demandado por estar en el centro, así que ahí no tiene problemas de rentabilidad.

Quizás con campañas de publicidad e información, se pueda acarrear más gente del saturado Metro y que se muevan en estos Súper Expresos. Sería una pena que desaparecieran buenos recorridos por baja rentabilidad dado que la gente no tiene idea de las ventajas que conlleva. El problema también radica en parte de la cultura del santiaguino promedio, que desea la ruta más tradicionalmente conservadora y que implique menos transbordos, aún cuando eso también sea sinónimo de apretujamiento y frustraciones varias.

1.6 La malla de recorridos y la cantidad de buses es un problema

En un principio, el gran problema de Transantiago era que la malla de recorridos era limitada, habían poblaciones y conjuntos residenciales sin cobertura, los buses eran relativamente escasos dependiendo del sector y de la empresa operadora. Con los cambios de recorridos y de políticas respecto a Transantiago ese tema fue mejorando hasta que en 2009 se llegó a una malla de recorridos decente.

El problema es el que se ha relatado en los anteriores párrafos. En busca de reducir los costos operativos (lo cual es entendible, hablamos de empresas privadas) se han extendido los buenos recorridos que teníamos generando problemas de frecuencias y disponibilidad de buses, esto desde el año 2009. Muchas de estas extensiones de recorridos o nuevos recorridos se han hecho sin variar la cantidad de buses en las empresas operadoras, por lo que literalmente sacan buses de un recorrido para ponerlos en otro.

Por poner otro caso de ejemplo. El recorrido 117 fue creado oportunamente para usar el Túnel San Cristóbal y conectar de forma rápida a las comuna de Providencia con la Ciudad Empresarial y el sector de Metro Vespucio Norte. Con estos alargues de recorrido, se extendió hasta San Joaquín para apoyar el recorrido 103 (la idea es buena, hay que admitirlo), calcando al recorrido 103. La flota de buses de Inversiones Alsacia se ha mantenido constante en estos últimos 3 años, por lo que este recorrido implicó quitar buses de un recorrido (probablemente el 103) y pasarlos a otro (el 117). Demás está decir que el 117 ahora tiene una frecuencia menor que la que tenía cuando comenzó su operación, pero que se ha ido ajustando con el tiempo.

El recorrido 118 que une Maipú con La Florida es otro caso que sirve de ejemplo. Este servicio conecta la Plaza de Maipú con el Mall Plaza Oeste, los numerosos hitos de Américo Vespucio y el centro cívico de La Florida dando cobertura a una necesidad real de transporte por Américo Vespucio en este tramo. El problema es que para hacer este recorrido tuvieron que sacarle buses al 108, que ya estaba algo sobrecargado.

1.7 Necesidades irresolutas

Como ya hemos visto y espero haber sido lo suficientemente claro para que se entienda. Las políticas del gobierno de decir que se está haciendo cargo de la situación, pero que en realidad solo significa cambiar el contrato y dejar que las empresas se las arreglen como puedan están generando ya una presión financiera sobre las empresas.

La solución que ofrece el gobierno con este nuevo contrato está generando vicios más complejos que el problema que se tenía para resolver. Al final, lo que tendría que haber sido una disminución de transbordos será sinónimo de más gente metida en el Metro; el mejoramiento de frecuencias en las circunstancias actuales y con las tendencias que está tomando el sistema no se va a realizar, sino que empeorará; y la fiscalización de la evasión será quizás lo único positivo del asunto dado que ahora se están cursando multas y existe una fiscalización exhaustiva en paraderos de gran afluencia.

En cuanto a los trabajadores del sistema, muchos de ellos olvidados y que terminan recibiendo la peor parte de todo esto, al tener las empresas una mayor presión financiera y tener que operar recorridos más largos, tendrán más estrés y se pueden tanto generar nuevos puestos de trabajos (fiscalizadores) como prescindir de otros (reguladores de ruta) para mantener el equilibrio. Los buses también pueden verse perjudicados teniendo mantenciones más irregulares de las que ya tienen (no todas las empresas son así, pero varias son bien truchas) y, en general, la calidad de vida de todos ellos debería verse mermada también.

Aún no se sabe qué pasará con la gente de Unión del Transporte (Zona E) y las cotizaciones previsionales que no se han pagado en algunos casos. Las Araucarias (Zona G) tiene problemas de sueldos impagos y cotizaciones previsionales adeudadas, pero su servicio finaliza en agosto de este año cuando Subus Chile se encargue de toda la Zona G, por lo que tampoco se sabe qué pasará con ellos. De Buses Gran Santiago no manejo mayores antecedentes, y se sabe que en Transaraucarias (quiebra de 2009) aún no se han pagado los sueldos impagos ni cotizaciones. Por ende, la situación no es nada alentadora.

...

Así que ya saben para dónde va la micro...esto es el Transantiago del gobierno actual.
 

sábado, junio 2

Y si quisiera...

¿Qué pasa si quiero volver a hacerme ciertas preguntas? ¿Tiene la educación que ser realmente laica, estatal y gratuita? ¿Qué tanto hay de discurso de lavado de cerebro con eso de que "lo mejor que podemos dejarle a nuestros hijos es la educación"? ¿Quién dijo que era eso? ¿Quién lo pensó? ¿Cuándo lo pensó y por qué lo seguimos pensando? ¿Es realmente lo mejor que podemos dejarle?

¿Por qué debería el Estado brindar educación... o es muy liberal lo que me estoy preguntando? ¿Por qué los privados, tampoco sirven, para dar buena educación? ¿Qué se entiende por educación y qué se desearía que fuera realmente "educación"? ¿Vamos a enseñar cosas que sirvan en el colegio o mantener los planes curriculares... o seguiremos haciendo del colegio, solo un lugar donde se enseñe disciplina y el resto sea una excusa?

¿Estará bien preguntarse tantas cosas para las cuales no tengo muchas respuestas? Supongo... para dar una opinión.




martes, mayo 29

Necesidad

Mi humor cambia rápidamente,
paso de la alegría a la rabia
en cuestión de segundos.

Comienza a hacerse más evidente
ese comportamiento extraño,
aquí, en mi casa.

No estoy acostumbrado
a que se rían en mi cara
sin querer hacer yo nada.

En estos momentos, te odio,
pero sé que mañana será distinto,
cuando te vea en el pasillo.

Dije que nada me impediría estar feliz,
que sonreiría incluso con las desgracias,
pero siempre viene alguien
a reírse de mis promesas.

¿Por qué hacerse más problemas?
Solo eres lo que quiero que seas,
depende de mí el que seas mi musa,
o solo una mujer más.

A veces es necesario retroceder,
para poder seguir avanzando;
daré media vuelta y proseguiré mi marcha,
si tus pies se encuentran con los míos,
será solo casualidad.

No agrego una palabra más,
quiero evitar ese himno de estadio
que podría cantarme yo mismo,
sabiéndose engañado.

Y es que definitivamente,
por mucho que me haya rondado la idea,
no necesito alguien como tú
(aunque quizás mañana piense otra cosa,
espero que no).

Telaraña

No quiero hacerme problemas,
pero escribiendo esto,
ya te estoy convirtiendo en uno.

No se habla de aquello que no importa,
no se recuerdan aquellas cosas carentes de sentido,
ni tampoco se escuchan a manera de eco
los nombres de ciertas personas, porque sí.

Quiero esperar, solo esperar,
regar la planta poquito a poquito,
ver si el temporal me la ahogará
o tendrá piedad de la florcita que puede salir.

No me hago expectativas,
estoy literalmente entregado
a lo que diga el que gobierna mi vida,
pero de todas formas,
eso no quita que seas una potencial opción.

Sé que puedes ser tan frustrante
como yo lo soy para cualquier mujer,
pero eso es lo que me llama la atención,
tener que ir descubriéndote.

Me encanta la sutileza en este tipo de juegos,
ir pasito a pasito, deteniéndose en cada detalle,
armando un rompecabezas enorme,
inquietándome con preguntas y quedándome sin respuestas.

Me das la sensación, por momentos,
de ser la presa en una telaraña gigante,
de saberse presa en esa telaraña,
y querer serlo.

Odio entregar mi espacio,
odio desprenderme de mi tiempo,
odio alejarme de mis soledades,
pero me sale más costoso
quedarme con todas esas cosas
y tener un corazón roto.

Quédate, te lo digo casi a modo de súplica,
quédate, aunque mi mirada no te diga nada,
quédate, aunque use a otras para distraerte,
quédate, porque te quiero aún a esa maldita distancia,
o mejor acércate,
ya me tienes en tu telaraña.

sábado, mayo 26

De La Florida a Peñalolén por la precordillera

El pasado fin de semana largo aproveché de hacer una travesía que me producía cierta curiosidad, la cual era atravesar la precordillera por el pie andino del camino de las torres de alta tensión y ver hasta dónde podía llegar desde La Florida. Esta ruta es frecuentemente utilizada por gente ligada al mountain bike, pero no sabía cómo era para personas que se movilizan a pie (como yo).




La parte más entretenida fue el comienzo, tengo que reconocer. Empecé la travesía en Rojas Magallanes, al final de la calle, donde se encuentra el Colegio Pablo Apóstol. Para llegar se pueden tomar los recorridos E03, E03v o E10, y caminar desde el último paradero hasta el final de la calle.

La primera vez que llegué a este lugar, en 2009, solo había un cerco de alambre de púas y un hermoso paisaje verde debido a las lluvias (era invierno), por lo que no conocí nada y me devolví. No obstante, en este último tiempo, es posible entrar a través de un portón. Es común ver gente ligada al mountain bike, trekking y deportistas debido a que en el lugar se emplaza el Circuito Alpes (un circuito de senderos de mountain bike) y también es ruta para llegar al cerro Minillas.


Este lugar es también conocido como Bosque nativo El Panul. Fue recientemente salvado de las obras de una constructora que deseaba construir casas y departamentos en parte importante de la superficie de este bosque, lo cual fue impedido por la acción del municipio y un plebiscito que consultó a los vecinos.

Su flora tiene la característica de ser esclerófila (plantas con cubierta foliar dura, las cuales se renuevan constantemente nutriendo los suelos y dándoles mucha fertilidad). Este tipo de bosques, además, es sumamente escaso en el mundo debido a que existen poquitas zonas con clima mediterráneo. En el caso de El Panul, los árboles que más se ven son espinos, litres, quillayes, guayacanes.


Anteriormente había estado en el bosque y llegué al Sendero de Chile (o, al menos, un tramo interrumpido de éste), el cual es un ambicioso proyecto que busca unir Chile por un sendero precordillerano. Esta parte del sendero está sobre la cota 1.000m, todos los caminos del Circuito Alpes terminan llegando a este lugar, así que no hay que preocuparse mucho sobre cuál huella tomar.


Caminé por el sendero norte (Lo Cañas) llegando hasta la quebrada de Lo Cañas, después me di un par de vueltas inútiles intentando buscar la continuación del sendero pero, al no existir, tuve que usar el "camino de las piedras" (así le llaman los ciclistas que me topé ese día, NO CONFUNDIR con la quebrada misma) y volver a la huella de las torres de alta tensión. En la bifurcación que aparece abajo, es el camino de mano izquierda, que "vuelve" hacia la ciudad.


Tras una hermosa caminata con el bosque como paisaje, llegué a la huella de las torres de alta tensión. De aquí en adelante, tengo que admitir que no es una caminata aburrida pero sí monótona. Por lo que les recomiendo no hacerla (hay otras opciones mucho mejores para caminar como la Quebrada de Macul, Quebrada El Ensueño, etc) o, al menos, hacerla en primavera cuando el paisaje sea más verdecito y bonito (eso sí, no después de lluvias, por el barro).

En el camino tuve que atravesar varias barreras de alambre de púa, no tengo idea cómo lo hará la gente en bicicleta (sobre todo con una que estaba bien cerrada), pero el punto es comentarles que es un camino semi-expedito. Vi varias personas mientras caminaba, como ciclistas y hasta una pareja que caminaba junta.






En el camino, a diferencia de mis largas caminatas urbanas, hartas veces pensé en declinar y retirarme porque me estaba aburriendo, pero tragicómicamente no tenía otra opción más que llegar a Peñalolén para poder buscar una vía de salida, porque no reconocí (y no me esmeré tampoco) el camino que lleva a Alto Macul y era muy temprano para salir por Lo Cañas.

Cuando llegué a la Quebrada de Macul, famosa por el aluvión de 1993, me sentí más aliviado porque sabía que quedaba menos camino. En realidad, e insisto, el trayecto no es aburrido, pero sí monótono. Las piscinas decantadoras que se construyeron para mitigar y evitar otros aluviones estaban a la vista mía, en ese punto me sentí súper contento porque nunca me había planteado estar ahí, pero lo estaba y ¡son enormes!.



En este punto, recordé que una de mis ideas era llegar a la Quebrada de Ensueño o avanzar por la Quebrada de Macul, pero me dio flojera porque ya eran como las 3.30 de la tarde y al ser invierno, solo iba a poder avanzar hasta las 4.30, para eso mejor iba otro día y lo aprovechaba bien. Avancé por la huella de las torres de alta tensión, vi gente cabalgando y una familia regresando desde la quebrada.

Al final, vi un desvío que iba hacia un condominio y no dudé en avanzar sobre él para terminar con la travesía. Me quedaba poquito para llegar a la Universidad Adolfo Ibáñez, pero no le encontraba sentido llegar hasta allá si no lo iba a disfrutar y considerando que el regreso era más complicado (salir a Grecia, tomar micro, después otra micro, no almorzar...).

Sin quererlo, entré al barrio Las Pircas, el cual debe ser uno de los accesos más cortos a la Quebrada de Macul. Este barrio es de un segmento alto, había oído hablar de él pero nunca me había llamado la atención venir a conocerlo. Terminé conociéndolo por mera casualidad. Caminé el kilómetro y medio que hay entre el lugar desde donde salí y la calle Las Perdices.


Tomé una de las micros que pasa por el sector y terminé almorzando en el Mall Paseo Quilín.

jueves, mayo 24

Paso

 
A medida que tu cara se vuelve más familiar,
más grabada va quedando en mi mente,
el sonido de tu voz va haciendo eco
en los silencios de la calle.

Hay veces en que me dan ganas de sentir tus manos,
de tocarlas, de apretarlas, de pellizcarlas, de acariciarlas,
hay otras veces en que absurdamente deseo abrazarte,
pero me callo, no quiero que lo sepas.

Quisiera pensar, después de ver tu sonrisa,
que conmigo podrías ser tanto o más feliz de lo que eres ahora,
quisiera pensar, después de ver tus ojos,
que conmigo podrías vivir tantas o más aventuras de las que vives ahora.

Pero no creo que sea así,
no me veo tomándote de la mano,
ni tomando un helado contigo un día sábado en la tarde,
no sé de qué conversar contigo.

Sé cómo te llamas, adónde vives,
sé lo que te gusta, y creo deducir también que cosas no,
me imagino lo que he oído sobre ti
y me pareces una buena persona.

Me gustaría conocerte, pero también me da miedo;
el día en que asuma lo especial que eres
dejaré de tener los pies en la tierra,
serás como un terremoto en mi mente.

Vendrás a sacudir todas las estructuras existentes,
vendrás a echar por tierra todos esos planes de futuro,
vendrás a hacer aparecer bolsillos vacíos,
vendrás a darme sonrisas a cambio de nada.

Me gustaría pensar que podría hacerte feliz,
pero hace tanto tiempo que no comparto estas cosas con alguien,
que me siento pequeño, casi un inútil,
en eso que llaman amor.

Me han gustado otras niñas,
pero no he dado el paso
porque me pregunto,
¿y qué pasará después?

Soy un cachurero para las cosas,
soy un pasajero para las personas,
acumulo experiencias y cuento mis vivencias,
acumulo recuerdos y cuento sus sonrisas.

Pero a ti no te dejaría,
no quiero que seas una pasajera más,
no quiero darte todo y que te vayas,
no quiero que me hagas lo mismo
que le he hecho a tantas otras personas.

Rompecorazones creo que nunca he sido,
incomprendido es quizás algo que me podría atribuir,
enamoradizo creo que nunca he sido,
huidizo es quizás algo que me podría atribuir.

Huyo, huyo de ti, amor
aunque tengo cartas para jugar,
deseo robar otra del mazo,
y, por mientras, decir solo: "Paso".


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...