miércoles, agosto 17

El sentido de pertenencia y comunidad en una relación de pareja

Advertencia: Esta entrada no es un análisis completo y detallado, sino que constituye un conjunto de observaciones que me permiten tener una idea sobre algo, así que si tiene algo más con que aportar, ¡mejor!. De igual manera, este escrito debe ser entendido como un pensamiento personal, no una interpretación de ustedes o de otras personas -aunque pueden verse identificados, de todas maneras-.

... les prometo que la próxima entrada será sobre este Chile desnudo y los estudiantes. I swear it! ...

Me colgaré del personaje de Misaki Ayuzawa otra vez para poder hacer este escrito. La verdad, más importante que la naturaleza y el carácter del personaje, acá pretendo hacer hincapié en ciertas escenas para poder dar mi visión sobre una relación de pareja.

UsuiMisa1
Usui y Misaki son novios desde hace tiempo, aunque su relación es "secreta".

UsuiMisa2
Misaki toma el comentario como algo personal sobre la relación.

UsuiMisa3
UsuiMisa4
Ambos se dan cuenta que, inconscientemente, ellos dos luchan contra sus obstáculos de forma independiente.

UsuiMisa5
UsuiMisa6
MisaUsui6
UsuiMisa8
Misaki se da cuenta que, al ocultar la relación y luchar ella sola contra los obstáculos, está cayendo en contrasentido, pues ambos deben luchar juntos.

MisaUsui9
UsuiMisa10
UsuiMisa11
MisaUsui11
Misaki y Usui, finalmente, muestran su relación públicamente asumiendo las "consecuencias" del hecho

Hay tres ejes que quiero abordar a partir de estos screenshots. El primero, es esa necesidad de poder "lucir" a la novia. No sé si a la mayoría de los hombres le ocurrirá, puede que seamos los menos, puede que no, pero vaya que debería dar gusto poder andar de la mano con la novia/polola y poder decirle al mundo: "Sí, ella es mi novia/polola".

No se trata de presumir por presumir, pues claro, uno en el fondo se siente contento con y por ella; pero va más allá de eso, cuando uno da a conocer que ella es nuestra pareja -al menos, eso pasaría conmigo- hay toda una serie de implicancias inherentes al hecho: es un voto de confianza, es una suerte de compromiso y, sobretodo, es el reconocimiento de una comunidad.

He aquí el segundo eje: una relación de pareja implica un sentido de pertenencia y, por ende, también una comunidad. Me explico. Me parece que erradamente la gente asume, digámoslo, en la práctica, la relación de pareja como una relación de posesión. Más de alguna vez habrán escuchado alguno que otro comentario aludiendo, ya sea de forma consciente o inconsciente, al otro como una propiedad con características especiales y es probable que muchos conciban la relación de pareja bajo ese punto.

En mi cabeza, la pareja no me cuadra como una pertenencia-en-sí. Cada persona es libre, por lo mismo, cada persona es dueña de sí misma, de sus acciones, de sus capacidades y de sus pensamientos. No obstante, sí puedo percibir y ver un sentido de pertenencia con ella.

El sentido de pertenencia es una relación que establece un individuo con otro (u otros) individuos u objetos que no siempre le pertenecen. A diferencia del poseer, que se materializa con el verbo "tener"; el sentido de pertenencia habla del "ser parte de (algo)". Un ejemplo de sentido de pertenencia vendrían a ser las personas que comparten cierta característica o hecho (aficiones al transporte, aficiones a libros, estilos de vida, estilos de alimentación, lugar de residencia, nacionalidad, colegio donde estudiaron, universidad donde estudiaron, etc) y que, aunque no se conozcan o no compartan directamente, sí se identifican con esas otras personas a partir de aquello que los une.

Cuando ese conjunto de personas o parte de éste se une y forma algo, ya sea un grupo pequeño, un grupo enorme, una institución o una mera relación entre dos personas, se forma una comunidad, pues es una relación especial basada bajo estos puntos que se tienen en común y que tienen como consecuencia una acción en bloque. Una relación de pareja tiene mucho parecido con una comunidad; ambos están unidos por el mismo sentimiento y actúan en bloque ayudándose mutuamente o sacando "la relación" adelante. En pocas palabras, dentro del universo de la pareja hay tres entes: las dos personas involucradas y la relación-en-sí.

Ambos individuos, dentro de la relación, intentan administrarla de la mejor manera posible, para satisfacer tanto sus propias necesidades de afecto, comprensión, sexo y lo que sea, como las de la otra persona. Dentro de este juego de administración, donde hay un montón de variables que juegan a favor o en contra, el ideal sería que ambos tuvieran conciencia de esto y propusieran construir la relación de la misma forma en que se construye una edificación: primero se hacen las bases y luego se comienzan a montar los pisos superiores.

Con el pasar del tiempo y, en la medida que ambos hagan una buena administración de su relación, este edificio debería tender a crecer y tener más pisos. Hace mucho tiempo llegué a la conclusión de que "amar es conocer", por lo tanto, a medida que más se conoce a la otra persona, el lazo que les une ha de ser más fuerte también. Con esto la comunidad se vería consolidada, fortalecida y sustentada, permitiendo una duración larga, un conocimiento real de la otra persona y una satisfacción de las necesidades de ambos.

Las voces de "Eres mía / Soy tuyo" no tendrían sentido bajo esta lógica (a menos que estuviéramos hablando de una situación caliente donde sí funcionan frases como "Hazme tuya" y blablabla vaya que calientan, eh!). Bajo este parámetro, las frases más adecuadas vendrían a ser "Yo soy parte de su vida / Yo soy (la persona que eligió para ser su) novia / Ésta es nuestra relación / Más que un tú y yo, somos un nosotros".

Recuerden que estoy hablando bajo mis perspectivas de vida y aludiendo a mi propia visión de las cosas. Existen muchas personas que prefieren no comprometerse con nadie y poder establecer lazos afectivo-sexuales sin amarrarse al otro, cada cual vive su vida, sin embargo, yo no soy una de esas personas y nunca podría serlo, porque una relación de pareja bien construida con una mujer a la cual realmente uno quiera y valore, no tiene porqué ser un amarre, es más un apretón de manos y una visión de conjunto.

Haciendo el paralelo con las clásicas metáforas de transporte que hago; siendo yo un bus (o una micro) y siendo la mujer, una conductora (olvídense del hecho de que la mujer conduce la máquina, pues ése no es el punto). Entre tener una mujer distinta por día para que me maneje y no pueda darse el tiempo de conocerme, quererme y desarrollar ese sentido de pertenencia; y tener a una sola mujer que me conduzca (idealmente) para siempre, que me cuide, que me valore, que me quiera conocer y se dé el tiempo para quererme, prefiero a la última; aunque a veces pueda chocarme por descuidos o pueda yo fallarle ya sea en frenos, en petróleo, en neumáticos o qué sé yo en el camino, de todas maneras, es mi mujer, es mi conductora, solamente ella puede sentarse y puede poner sus (hermosas) manos en mi volante. El pensamiento "mientras más patas hayan pasado por el (acelerador del) bus, peor queda" está aplicado en su máxima expresión.

IMG_0200-1
Yo soy ese bus de papel ... ¿algún día alguien me conducirá?

Cada persona es un mundo diferente, cada persona tiene sus ideales, sus virtudes, sus defectos y sus mañas. Yo reconozco que no soy fácil de conducir, y no porque pida mucho, sino porque entenderme y conocerme es algo complicado, estos escritos son apenas la punta de un iceberg, todo lo demás está debajo del fondo marino esperando a que algún buceador se adentre y se maraville con lo que encuentre (si es que en verdad ve que es bueno). Cualquiera que se lo proponga puede aprender a conducir un auto, pero no cualquiera se atrevería a conducir un bus ni menos sabría cuidarlo. Por eso me autoprotejo, sólo alguien que se lo proponga podría llegar a conducirme.

IMG_0208
...

Para finalizar, decir que envidio sanamente a Usui (el hombre), no por el hecho de que se trate de Misaki, sino porque debe ser hermoso y reconfortante que la otra persona se sienta feliz con uno y quiera compartir esa noción de comunidad con el resto (además de marcar territorio, y decir, él es mi novio ... cosa que personalmente me mata).

Ariel Cruz Pizarro

* Las imágenes de screenshot corresponden al capítulo 62 de Kaichou wa Maid Sama, con la taducción de Dark Punk Scanlation.

2 comentarios:

José Peralta dijo...

Excelente Ariel, me gustó bastante tu ensayo, sobre todo lo de: "mientras más patas hayan pasado por el (acelerador del) bus, peor queda", eso es muy cierto.

Saludos, José.

The_Max dijo...

en una palabra, NOTABLE.
Notable el análisis, notable como expresas tus ideas y tu sentir al respecto.
Y más aun, reconozco como un gran aporte el que te hayas apoyado en un manga.
No te imaginas cuantas veces, leyendo un manga donde figuran parejas (novios Y/o "en proceso") pensé "así me gustaría que fuera mi relación" o "eso no va conmigo"

Me alegra mucho saber que pienses de esa manera sobre las relaciones de pareja, especialmente porque es así como lo veo yo también y me agrada saber que no somos tan pocos, como creí inicialmente, los que pensamos así.

felicitaciones

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...