miércoles, julio 29

Expectativas, no gracias - Respuesta

No soy una persona que se ilusione a menudo, podrían tildarme de frío por no generar muchas expectativas respecto a los sucesos que acontecen (o acontecerán) en mi vida, por lo mismo, cuando escogí el electivo humanista para lo que sería este año, me hice la única expectativa (si es que se le considera como tal) de encontrar personas a las cuales les gustasen casi las mismas materias, comprometidas con su quehacer académico.

A la hora de hacer una crítica, me gusta individualizar los casos o, en el caso de que sean numerosos, no meter a todo un grupo en un mismo saco, dicho de otra forma, que cada uno vea si le llega el palo.

No puedo negar que he conocido personas muy gratas en el curso, tanto así que juego Uno con ellos (sí, esas cartitas de colores), escucho sus intervenciones en cada clase, pero también he sido testigo de cómo una vez más las palabras no valen nada, cómo se malgasta saliva en oraciones que avalan lo injustificable. Desde mi solitario rincón de la sala, al ladito de la puerta, oigo lo que piensan sus mentes, lo que meditan sus corazones, y aunque soy partidario de lo contrario -en la mayoría de los casos-, me limito a callar, pues no soy parte de ustedes, ustedes pueden hacer lo que quieran con sus vidas, hagan lo que quieran, tal como ustedes dejan que yo haga lo que se me antoje, ustedes hagan lo mismo.

Desde un principio que oigo con mayor frecuencia las palabras revolución, igualdad, lucha, ser consecuente, y justamente en eso último se me caen. ¿Cómo pueden hablarme de pedir calidad en la educación si ni siquiera estudian para las pruebas y menos van a clases (ocupación cultural)? Esos promedios inflados (por no decir otra cosa) de Química creo que son una de las tantas pruebas fehacientes, es bastante fácil culpar al profesor o al primero que se me cruza por mi fracaso, pero harto cierto es que ese fracaso muchas veces sólo cae por su propio peso, cuento aparte es Matemáticas y las respuestas en blanco porque no tenían idea, eso de que el humanista es alérgico a la matemática por naturaleza es una lesera absurda, se supone que el humanista es el más estudioso, no el más perezoso. ¿Acaso no recuerdan cuando estuvieron a punto de dar la prueba y, aprovechando la ocupación cultural, salieron de la sala como si nada? ¿No lo dijo acaso la profesora Paulina?, que hay trabajos que ni siquiera son originales. ¿Así quieren cambiar el mundo, si son puros mediocres? Mejor quédense en sus casitas, calientitos debajo de sus ropas, que a la gente inconsecuente yo no la escucho. Y qué lástima me da ver que el único (o uno de los pocos) que sí es consecuente, tiene que hacer la vocería de la flojera y la mediocridad, ¡qué pena! Y es pena porque hasta intentas hacer ayudantías para ellos y ni siquiera eso logran valorar. ¡Labor Omnia Vincit hombres! El trabajo todo lo vence, y eso de que el institutano aquí y allá yo nunca me lo tragué, pero esa frase sí que la hice mía, aunque claro, hasta cierto punto... Vivir del trabajo, no para el trabajo.

Parece que les quedó muy grande mi vara de pocas expectativas, que son un grupo mediocre que sólo sabe de flojera, tomateras, fumaderas, que abusa de las palabras, pensar que yo hace tiempo concluí que las palabras no valían nada, y hoy sus actos, su consecuencia, me dicen que, una vez más, estoy en lo cierto. Espero que reviertan mi pensamiento, no ideológico, sino de esta meditación. Porque hasta hoy... expectativas (sobre ustedes), no gracias.

Ariel Cruz

5 comentarios:

Esteban. dijo...

Idealizar no gracias.
Darse el tiempo de conocer, bienvenido.

Espero hablar contigo más profundamente algún día...

Cuidate mucho Ariel.

Esteban.

Tatan dijo...

Tranquilo, luego se verá quién sobrevive. Aunque empezaste diciendo que no te gusta; finalizaste generalizando, no te culpo, es imposible no hacerlo.
Comparto un par (casi todo) de cosas.

Saludos !

PD: estas en mis blogs amigos :D

Ariel Cruz dijo...

Gracias a ambos ;), era un momento crítico

Ariel

Camilo Vega V. dijo...

Comparto gran parte de lo que cuentas, porque a mí me pasa algo similar: en mi curso, también soy algo retraído porque no comparto los mismos gustos que el resto, tampoco las mismas opiniones, las que no las doy a conocer (por no saber qué va a opinar el resto, casi siempre). Yo me llevo bien con varios en mi curso y en los demás 3º, especialmente con quienes casi siempre hago los trabajos y, a la vez, me siento.

Pese a eso, en los recreos y en la hora de almuerzo no me gusta compartir con los demás porque me he acostumbrado a estar solo; a esas horas paseo por el colegio, escucho la radio, estudio o leo mi cuaderno de recorridos del TS. La verdad es que me hallo mejor así, me acomoda estar solo, pensar en cosas que A MÍ me gustan y que al resto no.

Creo que eso no va a poder cambiar en mí -o al menos, costaría una infinidad- porque desde siempre he sido así, quizás el que algunos en la E. Básica me molestasen me hizo confiar menos en el resto y confiar de sobremanera en mí mismo.

Espero que nunca pierdas la confianza en tí mismo y, al final del día, te darás cuenta de que el trabajo, el esfuerzo y la constancia darán sus frutos y de que serás mucho mejor que quienes se lo toman todo livianamente y no hacen como es debido sus deberes.

Cuídate harto y saludos.

Camilo.-

Guido Tomás dijo...

A mí me llegaron palos Ariel xD Hay un proverbio chino que dice: Espera mucho de ti y poco de los demás.

Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...