jueves, abril 30

Revelaciones - Poema / Pensamientos

Encantado con las suaves notas de un saxofón,
a medida que la niebla pasa a ser llovizna,
logro dilucidar la respuesta a las preguntas planteadas,
aquellas que siempre (o al menos en este último tiempo)
me han hecho daño y perjuicios.

Hoy, sin quererlo ni menos saberlo,
he logrado contestar a cuanta pregunta se me ha cruzado,
pues aunque con la mente había hecho el ejercicio,
el corazón se negaba a hacerlo ...
hasta hoy.

Para muchos (quizás para todos),
tendría un sabor a derrota, a trago amargo,
mas para mí es todo lo contrario,
me llena de esperanzas, de alegrías,
porque significa que me quedan cosas nuevas por conocer,
que aún no es tiempo y, por ahora
sólo me queda ocuparme de mi deber.

La noche, esta noche,
quizás se me haga un poco larga,
cuesta asumir algunas realidades,
mas nunca es tarde, nunca es tarde,
nunca lo es para quién sabe lo que es la vida,
ni mucho menos para quien la ama.

¡Oh vida preciosa! ¡Jehová ... cuántas batallas me quedan por ganar!
Me siento libre, en el aire,
literalmente estoy soñando despierto,
y aludiendo a Santana, no quiero que me despierten,
es una sensación tan (...) hermosa,
como uno de mis grandes simbólicos sueños.

Iris, caballo blanco puro, me lleva en su espalda,
con Él no hay a quién pueda temer,
pues me conoce de memoria y sabe adónde quiero ir;
y en el aire, un águila esplendorosa y de siete metros de envergadura,
que vigila desde el aire la cabalgata que llevo con Iris.

Una vez en la llanura, saludo a mis colegas leones,
quienes hablan el lenguaje de seres humanos,
ellos con sus poderosos cuerpos defienden
a los que considero míos y mis propios caminos en tierra.

Es dentro de este universo maravilloso,
que viene siendo un jeroglífico íntimo,
donde me estoy moviendo constantemente,
algunos dirían que vivir de los sueños no es vivir,
mas quien no tiene imaginación, no tiene vida;
y quien no respira su propia esencia, no sabe quién es.

Dios me ha dado tantas cosas, partiendo por una buena familia
y terminando con días de bendiciones varias,
me ha salvado de asaltos, atropellos y un sinnumeros de peligros,
ha hecho que, a medida que avanzo,
las semillas que voy plantando, empiecen a dar frutos, y de los buenos.

¡Gracias Señor! ¡Gracias vida! ¡Gracias a ti!

Ariel Cruz

2 comentarios:

Óscar dijo...

Acabo de descubrir tu blog Ariel. Aunque discrepemos en varios temas de lo que escribes, me gusta bastante tu lírica, la forma en que te paras con respecto al verso.-

Espero leer de otros temas.

¡Qué estés bien! Cuídate.

Hasta Pronto.-

Guido Tomás dijo...

Digo lo mismo mas no soy quien para poner barreras. Aún así, sería interesante leer de otros temas :P

Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...