viernes, julio 18

Me Llaman Radio

· En Contexto

"Me llaman Radio" (originalmente titulada "Radio") es una película estrenada el año 2003, dura poco menos de dos horas (110min) y es de producción estadounidense. En resumidas cuentas, trata acerca de la relación de amistad entre un entrenador de fútbol americano de un prestigioso Instituto de Carolina del Sur y un tímido joven que, según su propia madre, es "igual a todo el mundo, sólo que un poquito más lento que la mayoría". En un principio muchos no tienen confianza en esta relación de amistad donde el respetado entrenador ayuda a James Robert Kennedy, apodado "Radio" por su afición a este invento y gracias a que siempre anda con una.

A pesar de los problemas puestos por algunos de los padres del Instituto, autoridades escolares que lo ven más como "un peso" y no como un aporte, y la seguidilla de obstáculos para sacarlo del camino, el entrenador "se la juega por él" (apuesta por él, lucha por él) y pasado un tiempo, aquel tímido joven que no hablaba con nadie era portavoz de toda la escuela, inspector de pasillo y entusiasta seguidor del equipo de fútbol americano y baloncesto.

A su vez, este joven por su carisma y solidaridad conoce a todo el pueblo, y es absolutamente querido por todos al final de la historia, por su inocencia, por su solidaridad y entusiasmo, pero, por sobretodo, por haberle enseñado a todo un pueblo a querer al prójimo y a integrarlo.

· Ensayo

Fue hace poco días, estaba haciendo "zapping" (jugando con el control remoto a apostar qué canal se gana el honorable derecho de que yo sea parte de su audiencia) después de ver las terribles noticias de inflación, la cara de la ministra empapada y observar detenidamente cada gol de nuestro balompié criollo. Y me encuentro en la mitad de una obra donde un joven que aparentemente no hablaba y que guardaba cosas en un carrito de supermercado pasaba siempre por un campo de entrenamiento de este instituto. Siempre observaba a los "chicos" (son unos mastodontes bípedos) desde la reja en sus entrenamientos y pasaba de largo...

En una ocasión, el balón salió de la reja y él lo recogió, sin entender la petición del jugador que estaba al otro lado depositó el balón en su carrito, y recibió una ignominiosa paliza que más parecía secuestro -por estar amordazado de pies y manos-. El pobre joven quedó asustado, al ser liberado por el entrenador simplemente salió corriendo -cayendo estrepitosamente al salir del cuarto donde se almacenan los balones y materiales-. El entrenador reprendió al equipo con "correr" durante un largo entrenamiento... puede sonar poco como castigo, pero es porque las palabras no pueden retratar, en este caso, el fabuloso trabajo expresivo y de cámaras que hacen estos gringos (personas de nacionalidad estadounidense, en algunos casos por ignorancia se incluye el término para los canadienses en Chile).

El entrenador, en un principio se puede pensar que es "a modo de compensación", lleva al joven a las prácticas, lo lleva a su hogar y, después de hablar con su madre se entera de su verdadero nombre: James Robert Kennedy. Hasta ese momento, tanto el co-entrenador como Harold Jones (entrenador) lo llamaban Radio por su afición a este objeto tecnológico y su uso.

Con el paso del tiempo, la aparición de Radio en la entrada del equipo de fútbol americano y alentando en la banca provoca un quiebre en la hinchada y las autoridades escolares, en el sentido de "¿por qué? ¿es considerado una "mascota" o una persona?". Esto se ve reflejado cuando, con los gestos de Radio, algunos espectadores se ríen y, en el momento en que tocó un partido de visitante, donde la directora pensó que era un problema llevar a Radio.

Harold gestó la integración de Radio en la escuela, dejándolo como guardia de pasillo -donde fiscalizaba que no corrieran y donde saludaba a todo aquel que pasaba haciéndose un personaje querido y conocido- y diciendo, por ejemplo, el almuerzo que darían en el casino con la ayuda fonética de su madre.

Un aspecto a destacar es la "soledad" de James y Harold, puesto que su madre se desempeña como enfermera en el hospital y trabaja demasiado, su padre murió en su infancia y su hermano lo cuida en un par de veces. A pesar de esto, las muestras de cariño de su madre y de la familia de Jones hace que se sienta realizado. Por el lado de Harold, a pesar de tener una familia bien constituida, Radio es muy absorbente en el sentido de que debe cuidarlo en la escuela para que no se meta en problemas y en la calle, por lo que pasa demasiado tiempo con él en desmedro de su hija y su esposa, sin contar también el esfuerzo por entrenar y ganar con el equipo de fútbol americano y el quiebre con el respaldo de las autoridades escolares por el delicado asunto de Radio. Es tanta la aflicción que agobia a Harold que en un momento piensa que fue un error ayudar a Radio, sin embargo, es su propia familia quien ayudándolo y apoyándolo le hace recapacitar y olvidarse de aquel vago pensamiento.

En la Navidad, el pueblo entero le da regalos a Radio... son tantos que el entrenador tuvo que meterlos todos en su camioneta para poder llevárselos. Como muestra de gratitud por todos los miembros del pueblo, él mismo, después de ser encerrado por un policía nuevo que no conocía su historia -sospechó de él porque tenía muchos regalos-, fue a dejar en el auto de policía un regalo a cada uno...

Fueron muchos más los problemas que atravesó Radio, su inocencia le hizo caer en una maniobra malintencionada que hizo que entrara al camarín de niñas -cuando ellas se vestían- y su madre murió de un infarto provocando un "derrumbe" de todo lo construido.

En la arista del entrenador, Harold y su familia sorpresivamente entran en una reunión organizada por Frank -apoderado y banquero empecinado en sacar a Radio e influenciar al resto- y la directora Daniels a sus espaldas para ver el futuro de Radio. En esta reunión, el entrenador ordena sus prioridades y renuncia al cargo de entrenador de fútbol americano -provocando un enojo contra Frank-, mantiene su cargo de profesor y dice que desea dedicar más tiempo a su familia -y mantener lo de Radio-. También destaca el cambio que hizo Radio con su presencia a todo un instituto y todo un pueblo dejando avergonzados a aquellos que deseaban sacarlo.

Finalmente, Radio se gradúa del instituto junto a todos, y tiene el derecho de poder graduarse todos los años que él quisiera.

Lo destacable de esta historia de integración y de cómo un hombre puede cambiar la vida de toda una comunidad y perseverancia es que se basó en una historia real. Se basó en un artículo de la revista Sports Illustrated, "Someone to Lean On" (algo así como "Alguien para reverenciar o inclinarse") donde se habla de la relación entre Harold Jones y el entrenador de Hanna, James R. Kennedy, publicado el 16/12/1996. En la vida real, Kennedy es retardado mental, todavía estudia en Hanna High School (Secundaria Hanna) y entrena al equipo de fútbol americano, es considerado todo un héroe a nivel local.

A pesar de no ver mucha televisión, y no ser precisamente alguien sensible al momento de ver películas -las veo como obras, pero muy pocas "me tocan"(traspasan la barrera invisible entre la obra y el espectador logrando trascender en las emociones y pensamientos del receptor)- esta película me cautivó, puedo decir abiertamente que fui conmovido por el carismático personaje y, más aún, gratamente emocionado en el momento del desenlace y final de la película.

Realmente una obra maestra, no por efectos especiales, ni por desastres naturales, sino por el humanismo de esta historia, el relato de un hecho basado en la realidad y la sencillez de sus personajes que, en el fondo, no representan ni a un superhéroe ni alguien extremadamente malo, sino que simplemente son personas reconocibles en la vida cotidiana, porque son seres humanos de "tomo y lomo" (con todo lo que eso conlleva o significa) con virtudes, defectos, crisis y períodos felices.



Ariel Cruz Pizarro - 18/07/2008


1 comentario:

Jose Luis Latorre Salido dijo...

He de comunicarte simplemente que soy profesor de Educación Física en Educación Secundaria y que actualmente, estoy utilizando esta película para la transmisión de valores positivos desde un contexto deportivo. Gracias por tu análisis, opino al 100% como tú.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...